martes, 3 de septiembre de 2013

Alegaciones EIA Mularroya 2013

Estas son las alegaciones que he presentado a la CHE.



EXPONE

1ª- Las actuaciones en ejecución del proyecto 04/06 no tienen razón de ser. Porque los nuevos límites de la ZEPA Hoces del Jalón y que incluía el vaso del embalse, ya eran conocidos y debió de tenerse en cuenta. Más cuando con fecha 13 de febrero de 2003, la Dirección General de Conservación de la Naturaleza (Subdirección General de Conservación de la Biodiversidad), respondió a la consulta señalando la coincidencia del lugar afectado con la ZEPA y LICs. Lugares que albergan endemismos del suroeste zaragozano como la centaurea pinnata y aves en peligro de extinción como el águila perdicera. Comenzaron las obras el 7 de marzo de 2008 a pesar de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Aragón de abril de 2005. Así como las obras referidas en la modificación nº1 de julio 2011. Este es posterior a que la Audiencia Nacional declarara en junio de 2009 nulos el anteproyecto, proyecto y EIA. Ratificados por el Tribunal Supremo en febrero de 2013 desestimando el recurso de casación. A pesar de que en las alternativas traten de justificar la política de hechos consumados. Vulnerando el derecho de defensa en un tribunal y el principio de separación de poderes. La conservación de dicha ZEPA, incluida en la Red Natura 2000,  es incompatible con las actuaciones señaladas y vulneran la Directiva de Hábitats y la Directiva de Aves de la UE. Con aves como el águila perdicera en peligro de extinción.

2ª- No se tiene en cuenta la afección que previsiblemente hará la contaminación generada en la mina de Borobia (Soria). Teniendo en cuenta que el río Manubles es afluente del Jalón por su margen izquierda aguas arriba de Embid de la Ribera, punto de inicio del trasvase.

3ª- No hay un plan de regadío para las 26340 has de regadío ni de ellas para las 5000 has nuevas. No se conoce el precio del agua por una insuficiente o inexistente información a los agricultores, empleados como coartada social. Según estimaciones y con la desviación presupuestaria podría ser 300-350€ anuales por hectárea los diez primeros años. Lo que convertirá la agricultura en algo insostenible económicamente para el agricultor medio y propiciará que las tierras queden en manos de grandes compañías o yermas. Evitando un caso como Lechago, El Val o la elevación de aguas del Jalón desde Alhama a La Tranquera, que finalizados el regante no podía pagar el agua. Tampoco hay trabajadores de la comarca en las obras, por lo que en nada beneficia a la economía comarcal.

4ª- En Ricla no se precisa nuevas dotaciones de agua. Con el agua de los pozos del acuífero Ricla-Lumpiaque hay una agricultura de regadío que ha creado riqueza y puestos de trabajo sin necesidad del embalse. Algo igualmente aplicable al resto de la comarca, a pesar de las previsiones catastrofistas desde los años 70 si no se hacía el embalse. Técnica y económicamente es muy costoso elevar agua a la zona de monte alto de Ricla que sería la susceptible de regar con el agua de Mularroya. 

 Fuente EIA


5ª- A su vez constituye premiar la sobreexplotación del acuífero de Alfamén. Del que no existe plan de control racional de su uso. Y se pretende justificar la obra de Mularroya con la recarga de dicho acuífero. a pesar de las consecuencias y costes de dicho embalse. Frente a un uso más racional y sostenible del acuífero Ricla-Lumpiaque. Al que por si fuera poco a sus usuarios se pretende gravar con el canon de La Tranquera. La CHE es contradictoria una vez más cuando pretende gravar esa agua y a su vez dice que el trasvase del Jalón no tiene afecciones al citado acuífero.

6ª- Actualmente las dificultades agrarias vienen por el precio del producto en origen. Cada año cientos de toneladas de fruta se tiran por no tener salida al mercado. Mientras las zonas tradicionales de regadío están abandonadas siendo parte de las mejores tierras.

7ª- Hay alternativas más económicas y respetosas para el empleo del agua. Cuyo empleo tradicionalmente es parte de la identidad comarcal. Con la construcción de pozos de emergencia para épocas de sequía, balsas laterales y mejoras en las acequias.

8ª- No hay una perspectiva de qué tipo de empresas podrían instalarse en la comarca que suscitaran esa necesidad de agua. Más aún en  el contexto actual de crisis económica. Nuevamente la promesa de desarrollo económico es difuso e inconcreto. Para el abastecimiento urbano se está pendiente del agua de La Loteta según recoge la 2ª fase del proyecto de abastecimiento.

9ª- Provoca un desequilibrio mayor entre los pueblos del llano (beneficiarios) y los de monte (perjudicados). Los primeros se benefician de sus mejores comunicaciones, sus polígonos industriales y mayor desarrollo económico; y los segundos se quedan con el río seco buena parte del año provocando un riesgo de enfermedades y con presumibles problemas en su abastecimiento de agua agrícola. Más cuando se dice que se mantendrá el caudal ecológico, insuficiente de por sí, en la medida de lo posible. Primando trasvasar agua al buen estado del río Jalón.

10ª-  Como uno de los grandes embalses del Pacto del Agua, es una reserva estratégica de agua para un hipotético trasvase a Levante. Quizá ahí sí haya gente que pueda pagar el precio del agua. Un proyecto que ejemplifica el capitalismo que depreda y esquilma el medio natural. Con el beneficio para grandes empresas constructoras y quién pueda pagar el agua. A costa de la destrucción del entorno natural que da vida y que  forma la idiosincrasia de la comarca.

11ª- Que haya afecciones irreversibles, política de hechos consumados, como las afecciones a Peña María, no da justificación a que haya nuevas afecciones irreversibles si continúan las obras. Cuando se habla de lo avanzado de las mismas, hay que acotarlo a la presa, 44,29% ejecutado y al vaso del embalse, excluyendo el túnel y azud de derivación, obra si cabe de mayor dificultad técnica, que no pueden entrar en esa política de hechos consumados ni menos aún ser motivo para que sigan las obras. Una frivolidad y desprecio a la separación de poderes con las tres sentencias judiciales.

12ª- Durante el periodo de obras se ha incidido en la presa y el vaso del embalse y causar el mayor daño posible medioambientalmente, para justificar una no vuelta atrás del proyecto ante un nuevo revés judicial. Mientras que se han descuidado las comunicaciones dejando inconclusa la variante de la antigua N-II y la A-2302. Lo que ha afectado al acceso a las fincas.

13ª- El desvío de la antigua N-II, la A-2302, el oleoducto Rota-Zaragoza. Las líneas eléctricas y la infraestructura de telefonía, provocarán nuevas afecciones a la ZEPA. También hay afección directa a yacimientos arqueológicos y paleontológicos.


Fuente EIA


14ª - El estudio sobre los valores naturales parece una mera catalogación antes de ser destruidos. Su conservación es incompatible con seguir las obras. Por ejemplo minimizan los impactos en los roquedos para la avifauna y luego reconocen que es técnicamente imposible restaurarlos a su estado original. Otro ejemplo es decir que el relleno de la lengua del embalse junto a Peña María es restauración medioambiental, es una minucia comparado con las voladuras en la zona de nidificación de aves rapaces. En Monfragüe no hubo voladuras de sus puntos de nidificación, que es el ejemplo que ponen de convivencia de rapaces con un embalse. Al lado derecho donde se sitúa uno de los diques de impermeabilización. Muy cerca del LIC Sima del Árbol y su posible afección a los quirópteros. Así como el nuevo parque en esa zona tras el destrozo del que había cerca de la cola del embalse. Resulta cáustico hablar de repoblación forestal después de talar miles de árboles. Trasladar olivos de más 500 años es descontextualizarlos de su entorno natural, histórico y etnográfico, y salvar una pequeña parte de ellos.

15ª- En el archivo del ayuntamiento de Ricla, no hay constancia de que haya habido grandes avenidas en el río Grío que justifiquen una obra de ese calado. Río que permanece seco buena parte del año en su tramo final. Por su escaso caudal, por la falla que lo atraviesa y el terreno kárstico. Además de ser lo propio en un río de régimen mediterráneo. El caudal ecológico del río Grío es un argumento a favor del embalse. Sin embargo en el proyecto se le asigna un pequeño valor ecológico a dicho caudal. Lo que invalida ese argumento teniendo además en cuenta el coste de la obra.

16ª- No se tiene en cuenta la falla inestable sobre la que se asienta la presa, de materiales sueltos que aumenta el riesgo. Más aún en una presa catalogada de tipo A. No se cita en el sistema de auscultación. Puede tener un comportamiento imprevisible con el embalse lleno y ser un riesgo real para la población de Ricla, que carece de plan de emergencia como indica el reglamento sobre seguridad de presas y embalses de 1996. La falta de conocimiento del terreno ya hizo cambiar el aliviadero de lado con la obra ya iniciada. Lo que denota improvisación y desconocimiento del terreno donde se trabaja y supone otro riesgo añadido a la población. Contrasta con las declaraciones del señor De Pedro, paralizada la obra, sobre el riesgo de no elevar más la presa ante una hipotética avenida. ¿No es segura la presa actualmente y se ha ocultado a la población? Se contradice con las mismas declaraciones del señor De Pedro donde afirma que la presa es segura. Resulta intolerable que se haya frivolizado con un asunto de esta importancia, apoyado por políticos comarcales como el señor Herráiz, comparando esta presa con la tristemente célebre presa de Tous. Sin aportar ningún informe ni datos fehacientes que justificaran esa alarma. Resulta sospechoso que se empleara como argumento para seguir la obras cuando éstas fueron paralizadas judicialmente.

17ª- Al hilo de esto no hay reflejada ninguna actuación aguas debajo de la presa. Ni de canalización del agua ni del citado plan de evacuación y su aplicación en las riberas del Grío. Dentro de lo que es zona ZEPA.

18ª- Otro agravio a Ricla supone las casi nulas compensaciones por el embalse. Contrasta con la sumisión del ayuntamiento de Morata y que se le haya dado algo que debía estar hecho hace tiempo como es la restauración del palacio. También las obras de restauración ambiental como el vertedero o la gasolinera.

19ª- No se tiene en cuenta la falla paralela a la antigua N-II ni la porosidad del terreno, que hará según el colegio de geólogos de Aragón que el embalse sólo puede ser operativo al 60%. Impermeabilizar todo el vaso elevaría todavía más el presupuesto. Los dos diques previstos parecen insuficientes.

20ª- El presupuesto se acerca ya a los 200 millones de euros, habiendo partido de los 120. Cuando queda la parte más compleja del proyecto. Unido al oscurantismo del aumento presupuestario del 20% ocurrido en 2011, del que se tuvo noticia por el Heraldo de Aragón. A su vez hay que incluir el sobrecoste de 30 millones de euros en 1992 que supuso desviar el trazado de la autovía del Nordeste, previendo el futuro embalse de Mularroya.


 Fuente EIA


21ª- Los opositores sufrimos la presión del pensamiento único en este tema, coartando la libertad de expresión y deteriorando la calidad democrática en la comarca. La mayoría de políticos comarcales hacen abuso de poder y se apoyan en los sindicatos de regantes como coartada social. Con el agravante de que no aportan una información veraz ni razonada, sino ajustada a sus intereses.  Sirviéndose de los medios de comunicación comarcales como “La Crónica de Valdejalón” que se nutren en gran parte de dinero público.

22ª- El azud de derivación se sitúa en un paraje de gran belleza paisajística y causaría un enorme impacto visual. Pudiendo afectar a especies como la nutria. En una zona dentro de la ZEPA Hoces del Jalón. Como en el caso del vaso del embalse y la presa, actuar ahí es incumplir las tres sentencias judiciales sobre el proyecto que obligan al buen estado de la ZEPA.

23ª- El trasvase Jalón-Grío supone dejar seco un tramo de 25 km del río Jalón. Con sus consecuencias medioambientales y para la salud. Teniendo en cuenta un caudal medio de 10,01 m3/s del río, un caudal ecológico de 1,89 m3/s, que solo se cumpliría en octubre,  y una capacidad del túnel de trasvase de 8 m3/s., que puede detraer 250hm3 de agua al año.  No hay un estudio geológico de los materiales que se encontrarán en el túnel y posibles dificultades. El cambio de las voladuras por una tuneladora no atenúa su impacto medioambiental ni económico. Atravesando bajo tierra zonas ZEPA y LICs.

24ª- Una EIA cuya singularidad es que parte del estudio de una ZEPA ya castigada por el reiterado incumplimiento judicial, la política de hechos consumados. Lo que desvirtúa sus conclusiones y validez para que avale retomar las obras. Más bien parece otro eslabón más del pertinaz empecinamiento con esta obra. Parece que quieran descargarse la conciencia citando explícitamente la legalidad de la obra, en base a que no era firme la sentencia. Lo cual no prueba más que se ha buscado causar el mayor daño posible para hacer la obra irreversible. Incumplen su propia metodología, pues Mularroya tiene problemas de permeabilidad, por implicaciones medioambientales, no evita su afección a ZEPA y LICs,  la geomorfología del subsuelo, por yacimientos arqueológicos y paleontológicos, requiere de desvíos de infraestructuras, estar en zona arbolada y por su difícil viabilidad técnica.

25ª- Tras observar todas estas afecciones a la ZEPA Hoces del Jalón, resulta pueril observar que la CHE las valore por el porcentaje en  que les afecta. La ZEPA hay que tomarla siempre en su conjunto. Siendo evidente la incompatibilidad del proyecto de Mularroya con mantener la ZEPA en buen estado. Por más EIA a la carta que se preparen. Seguir las obras supondría un fraude a una sentencia firme.  Toda la EIA parece un ejercicio de cinismo y mero trámite burocrático.

26ª- El análisis de las alternativas es tendencioso y parece otro mero trámite burocrático para justificar la opción elegida de antemano, la alternativa 1. Me remito al citado incumplimiento de su propia metodología. Reconocen daños irreversibles al suelo. Y a su vez se cubren las espaldas diciendo que restaurar ese daño supondría un gran coste económico y es muy difícil técnicamente. Cuando la prudencia y el respeto a las sentencias judiciales, indicaba parar cautelarmente las obras. Pero han ido a los hechos consumados y es menester que asuman las consecuencias de sus actos. Es un problema que se han buscado por imprudentes.

27ª- Igualmente tendencioso resulta el análisis de las consecuencias socio-económicas de no seguir las obras. Es problema del Sindicato Central de Regantes del Jalón haber apoyado la obra con los problemas judiciales, y no se justifica de dónde salen los cálculos de pérdidas mensuales por demora de 1.308.333,33€. Igualmente para el contratista, que conocía la sentencia del TSJA de 2005 cuando firmó el contrato. Los 50 millones de inversión y de 11 de expropiaciones, son responsabilidad de la administración que siguió las obras a pesar de los problemas judiciales. Con la posible rotura de la ataguía es su responsabilidad evitar ese riesgo, ¿o es que ha existido durante la obra y lo han ocultado? Resulta difícil de entender que no seguir las obras, se conviertan en mayores afecciones medioambientales que de no seguir, cuando supone más impacto en el entorno.


Fuente EIA



SOLICITA

En resumen, constituye una agresión al entorno natural que ha configurado la identidad comarcal a lo largo de los siglos. Es una obra faraónica y con unos costes ecológicos, sociales y económicos inasumibles e inaceptables. Por lo que solicito que se tengan en cuenta estas alegaciones para el inmediato y definitivo descarte del proyecto de embalse de Mularroya y trasvase Jalón-Grío. Junto a que se asuman las responsabilidades políticas y sociales por quienes lo han apoyado a pesar de las tres sentencias judiciales; y la restauración del daño causado.

No hay comentarios: