viernes, 20 de noviembre de 2009

Regresión lingüística

Aparte de la morralla habitual a la que UPyD nos tiene acostumbrados, principalmente antinacionalismo siempre que no sea el español, aunque en su ilustre bagaje ideológico no existe el nacionalismo español, ahora siguen dando pasos hacia donde ni siquiera ha llegado el PP. Dentro de su visión unitaria, uniforme y de ignorancia de España, van más allá en su desprecio a la cultura de las diversas autonomías. En su I Congreso incluyen la siguiente petición. Eliminar de la constitución la mención a la protección y respeto a la pluralidad lingüística. Esta purria no considera dichas lenguas como un patrimonio cultural.

Una nueva muestra de xenofobia a lo no castellano. Como si fueran lenguas inferiores, cuando únicamente los avatares históricos hicieron que fuera el castellano la lengua que alcanzara mayor expansión. Luego con toda la desfachatez van diciendo que el castellano está amenazado y van criticando a las autonomías que defienden su otra lengua cooficial. Aunque en Aragón ya les conocemos.

Para esto sí que quieren reformar la constitución. En otra muestra de hipocresía a su vez podemos ver a Rosa Díez defendiendo el derecho de autodeterminación para el pueblo saharaui, mientras odia a la gente que en España lo reclama.

Por otra parte si esas lenguas no son patrimonio cultural español, no hace sino dar la razón a los independentistas en que no se es parte de España. Pues esas lenguas son fruto de la cultura desarrollada durante siglos por las gentes que poblaron dichos territorios. Habrá que agradecerles sus esfuerzos por hacer independentistas. Declaraciones así hacen más que cualquier charla o actividad. Más aún con la diferencia de medios para propagar el mensaje. Estas declaraciones son un insulto y una falta de respeto. Los que hablan de que los nacionalismos sólo crean división y crispación, ellos son buena prueba de ello. Con cerebros como Gorriarán que así lo justifican. Bajo un aura de intelectualidad y con el label de ser buen vasco, vasco y español se entiende, que es un plus.
Una protección adicional de las lenguas minoritarias va en contra de los derechos de los hablantes, y es retrógada.
¿Y el manifiesto que impulsaron por el castellano qué es? ¿O esa lengua merece más respeto? No sé si se refiere a los hablantes del castellano, a los que parece que hay que proteger de la otra parte que habla otra lengua; o de de los hablantes de la lengua autonómica, lo cuál ya sería demencial y un total sinsentido. La guinda de retrógrada es curiosa, viniendo del partido que más defiende la constitución, o la parte que le interesa. Dar esa igualdad de derechos y oportunidades que reclaman.

No hay comentarios: