viernes, 20 de noviembre de 2009

Santi Brouard

A pesar de los veinticinco años transcurridos desde su asesinato, la figura de Santi Brouard sigue presente. Su legado de trabajo y compromiso. Recuerdo de una época dura. Colaborador en la creación de las primeras ikastolas, de la alternativa KAS, del partido HASI y encarcelado por los sucesos de la visita del rey a la casa de juntas de Gernika. Miembro de HB y representate en varias instituciones. Asesinado un 20 de noviembre de 1984, fecha de la que huelgan comentarios sobre su significado para la extrema derecha española, al igual que cinco años después Josu Muguruza. No sólo asesinaron personas significativas, sino dinamitaron puentes de diálogo y posible interlocutores.


Bien está que el parlamento vasco, de manera unánime, apruebe una declaración institucional de recuerdo y respeto a su memoria. Donde no ha faltado la palabra de moda, normalización. Sin embargo me parece una hipocresía. Recuerdan lo de hace veinticinco años pero no aprenden nada de aquello. Es más, ha empeorado. Marginan políticamente al mismo partido al que pertenecía Brouard, todo ello entre loas a la democracia y al voto de la gente, mientras dejan sin opción de representación a miles de personas, precisamente en nombre de la democracia.


El hecho de atentar contra alguien que legítimamente ostenta la representación del voto popular, como era el caso de Santiago Brouard, adquiere si cabe mayor gravedad en tanto que supone atentar directamente contra la voluntad ciudadana y, por tanto, contra la pluralidad de la sociedad vasca.



Aderezado con la presencia de la Ertzaintza en los actos de homenaje.

No hay comentarios: