miércoles, 6 de mayo de 2009

Unos vienen, otros se van

La investidura de Patxi López ha supuesto el fin del mandato de Ibarretxe y por ende del PNV desde 1980. También ha anunciado Ibarretxe su abandono de la política, por algún buen cargo que ya le habrán buscado. Muchos españolistas hablan de nueva era y jalean que por fin hay un gobierno vasco no nacionalista. En una especie de cruzada españolista a territorio infiel. Dado la habitual falta de base ideológica y política del nacionalismo español, vemos cosas tronchantes como ésta. Ahora sigue habiendo un gobierno nacionalista, pero en vez de vasco, español. Para ellos el único nacionalismo, por supuesto malo, es el reivindicativo, no existe un nacionalismo de estado o centralista. Supongo que tras la efervescencia inicial muchos se darán cuenta que el cambio no es para tanto. Es más, se podrá ver la verdadera capacidad política del nuevo gobierno. Hasta ahora han basado su mensaje en españolismo, fin del terrorismo y llegada de las libertades. Parece como si en Euskadi se hubiera vivido al margen, trasmitiendo a España una imagen interesadamente distorsionada. Sus libertades se basan en no salirse de la ideología españolista. Un buen ejemplo es el intento de referéndum de Ibarretxe. Veremos qué hacen para afrontar la crisis económica por ejemplo, que eso no se soluciona diciendo que el nacionalismo excluyente es malo.


Aún así para llegar a gobernar han necesitado toda una obra de ingeniería política y judicial, para distorsionar los resultados electorales. En la votación de investidura, Patxi López obtuvo 39 votos, con el apoyo del PSOE (25) y de lo más granado del españolismo, PP (13) y UPyD (1), para ese nuevo gobierno para todos. Al final no le fue necesario un acuerdo formal con UPyD, debido a ese escaño en Álava que le concedieron, quién le iba a decir a Rosa Diez que apoyaría de nuevo a uno del PSOE, pero el españolismo ante todo. Ibarretxe obtuvo 35 votos, con el apoyo del PNV (30), Aralar 4 y EA (1).
No sé si durará mucho este apoyo, no descarto incluso que eche mano del PNV en alguna cuestión, y que el PNV no le haga ascos. Aún así Patxi López tuvo la desfachatez de decir en campaña electoral que nunca pactaría con el PP, como se ve en el vídeo. Supone un fraude a sus votantes, ¿cuántos le habrían votado igual de saberlo? Si tenía pensado pactar, como era un secreto a voces, debería haberlo dicho claramente. Una triunfal manera de empezar ganándose la confianza en su palabra. Esperemos que no sea preludio de lo que se avecina.



No hay comentarios: