lunes, 2 de marzo de 2009

La mayoría no nacionalista

Tras el resultado de la aritmética parlamentaria en las elecciones vascas, que no en porcentaje, hay una nueva mayoría nacionalista. Sí, nacionalista española, aunque ellos prefieren en una mezcla de interés e ignorancia denominarse no nacionalistas. Como le dan siempre una carga peyorativa para los demás, no van a identificarse como tales. A pesar de extraños pactos como éste entre el PSOE y PP, más PPSOE que nunca, y que en ningún otro punto de España sería posible. Parece que todos los males se fueran a acabar con ello, incluyendo el terrorismo y la crisis, sólo por la identidad nacional que preconizan.

Veamos los resultados. Las fuerzas nacionalistas vascas (PNV, Aralar y Eusko Alkartasuna) suman el 48.28% de los votos y 35 escaños. Si sumamos al socio de gobierno IU suman el 51,79% de los votos y 36 escaños. Las fuerzas españolistas (PSOE, PP y UPD) suman el 46.95% de los votos y 39 escaños. El llamado cambio político no ha sucedido. Menos aún si contamos casi 100000 votos nulos atribuibles la mayor parte a Batasuna, que supera los conseguidos por Aralar. Por lo tanto podemos deducir que el parlamento no representa fielmente a la sociedad vasca. Entre otras cosas porque la provincia menos poblada es Álava, donde mayor número de votos obtienen los españolistas, pero las tres provincias tienen la misma representación, que a mi personalmente me parece bien ese equilibrio, pero beneficia a esos partidos. Los mismos que de manera falsa hablan de sobrerepresentación en el parlamento español de los partidos nacionalistas. Aquí están bien callados. Como pequeña satisfacción decir que el escaño de UPD al final no ha sido decisivo.

No se entiende que Patxi se diga ganador, su partido ha quedado a casi ocho puntos del PNV y a cinco escaños. Sólo la ilegalización de Batasuna y esa estrategia le permite tener esa mayoría. Un extraño pacto, veamos cómo le van las tareas de gobierno, más allá de la política antiterrorista. A pesar de las similitudes entre ambos, aún tienen diferencias en otros temas, que se harán visibles en el día a día del gobierno.





Mucha gente, autodenominada no nacionalista, ha aplaudido este pacto. Había que echar al nacionalismo como fuera. Principalmente por el sentimiento españolista. Incluso piden que se haga extensible a otras comunidades. De aquí al partido único no queda nada. Una cosa es que deberían hacerse una oposición más constructiva, aburren con sus diatribas cuando no se diferencian tanto. Una democracia se sustenta en la variedad. No en que los dos principales partidos asfixien a los demás. Aunque muchos querrían ver desaparecer a los partidos no españolistas.


Más que la alternancia en el poder, creo que ha sentado mal las maneras. Una alternancia que el PSOE no contempla ni en Andalucía ni Extremadura. Los pactos son legítimos y sanos para la democracia, no siempre gobierna el partido más votado, sino un pacto lógico entre partidos con puntos en común notables. Curiosamente hace un tiempo el PP propuso que por ley y de manera simplona, gobernara siempre el partido más votado, ya parece que se les ha olvidado. La estrategia de ilegalizaciones y el ya comentado pacto tan raro. Por otra parte creo que se abrirán las ventanas de muchos despachos. No le vendrá mal al PNV pasar a la oposición. Incluso de cara a las próximas elecciones le puede venir bien. Además se ha puesto a criticar de verdad las ilegalizaciones cuando ha perdido el poder. El PNV también ha jugado con eso y se ha quemado.


Mientras que el mundo abertzale debería reflexionar sobre la división actual. Aralar gana terreno, no sólo por la ausencia de Batasuna. La petición de desmarcarse claramente de la violencia debe hacerse patente. Aparte de que algunos opinan que ha perdido peso en zonas industriales, un granero de votos importante. A pesar de que casi 100000 votos en las condiciones actuales sean meritorios.

No hay comentarios: