miércoles, 28 de mayo de 2008

A contracorriente

No es que sea novedoso, ya que muchas previsiones, anuncian una reducción del caudal de los ríos los próximos años. En ésta ocasión ha sido l director ejecutivo del Centro de Estudios Ambientales del Mediterráneo, Millán Millán. Respecto al Ebro. Aunque como era de prever, no es óbice para que los trasvasistas sigan empecinados. No sólo el cambio climático, sino los usos insostenibles que se hacen ahora. Tampoco de ésto se han dado cuenta en Aragón, dónde el regadío se sigue viendo como la tabla de salvación única para el medio rural.


También es evidente dónde está el PP aragonés, a la menor, por más que ahora adopten la postura contraria al trasvase. Dudando de que Marcelino haga todo lo posible para detener el trasvase. En parte tiene razón, habría que preguntarle a él qué hizo en pleno apogeo del trasvase con el PP. Si hizo todo lo posible por evitarlo. No, entonces lo justificaba, y sólo cuando ha visto que es inviable electoralmente en Aragón, ha cambiado de postura.


De sus compañeros de partido, no dice nada, cuando debería hacer más para ser mínimamente creíble. Con la mezquindad y desconocimiento de Vicente Rambla, vicepresidente valenciano. Que no hizo mención a la postura contraria al trasvase de sus compañeros en Aragón. Un Rambla que sigue la estela de Zaplana, no sólo en lo político sino en lo bronceado, y la sensación de rechazo que provoca su rostro.


El apoyo de la Comunitat Valenciana a los ciudadanos de Cataluña y, especialmente, de Barcelona, ante la insolidaridad del Gobierno de Aragón. La gente del Delta no debe ser catalana para éste inculto, en su concepto de solidaridad. A Gustavo Alcalde le debe parecer bien que le llame insolidario, porque Rambla critica el recurso, y él pedía más determinación en el mismo. Ni se ponen de acuerdo entre ellos. Para hacer el paralelismo que le interesa. Lo que sufre Cataluña es escasez de agua, igual que la Comunitat Valenciana, y que el hecho de que llueva puntualmente no va a solucionar esta importante carencia. El sinsentido del Gobierno de Aragón, que ha hecho público el recurso el mismo día que toda España era testigo de las crecidas del Ebro. Pues será porque ha llovido y no sólo en el Ebro, sino en los embalses que abastecen Barcelona. Aparte de lo ridículo de la crecida, es que hay que ser cenutrio, lo peor es que la mayoría de la gente lo da por válido.


En cambio otros siguen la corriente de siempre, la de quitar recursos económicos. La nueva de Solbes es suprimir el impuesto de patrimonio, por el que el GA esperaba recaudar 58 millones de euros el próximo año. Un impuesto que gravaba fundamentalmente las rentas altas, grandes herencias y ganancias en bolsa. Todo ello muy típico del socialismo del gobierno español. A ver si Larraz sigue tan feliz, y opinando que el gobierno español trata bien económicamente a Aragón. No sólo no pagan la deuda tributaria, sino que la aumentan.

No hay comentarios: