jueves, 22 de mayo de 2008

Entrevista a Trasobares. Larraz, feliz.

Entrevista a José Luís Trasobares en TV3 sobre Gran Scala. Hay una sorpresa de Ver a Marcel- hablando en catalán en la introducción al tema. Uy, que pensarán sus socios anticatalanistas del PAR, y que en Aragón no se habla catalán sino aragonés.



Un gobierno aragonés que está feliz con el modelo de financiación autonómica. A pesar del impago de la deuda tributaria, menos mal, o de excluirnos de los fondos de solidaridad y europeos objetivo 1 sistemáticamente, o de no tener en cuenta criterios que nos van mejor. Es bochornoso el nivel de asimilación colonial y de servilismo. Nos lo explica el consejero Larraz, amigo de Ocaña por otra parte.


Alberto Larraz


Aragón aspira a modificar en parte la estructura del modelo de financiación autonómica y a hacerlo más dinámico. Yo diría la mayor parte. El actual modelo de financiación ha tratado bien a Aragón, en lo que se refiere a la suficiencia estática, pero no tiene suficiencia dinámica. Parece que se refiere a que no se adapta a las particularidades aragonesas. ¿A que se puede decir de manera más sencilla? ¿O conviene que la gente no se entere? Con que esto cambie y con que se mantengan algunos parámetros correctores que le benefician, como el de la superficie, a Aragón le resultaría suficiente para mantenerse en la lista de comunidades con más inversión per cápita, en la que ocupa ahora el quinto puesto. ¿Pero cómo tiene la desfachatez de decir ésto con la despoblación que padecemos? Precisamente un elemento así pretende convertirlo en algo positivo con una burda manipulación numérica. Por supuesto, los temas antes citados de la deuda tributaria y demás, no dio explicación alguna.


Jaleado por Marcelino. Se trata de que servicios públicos como la Sanidad y la Educación, tengan una garantía de prestación del mismo nivel y calidad en todo el conjunto nacional. Cuña colonial incluida. El país queda su uso para los mítines de campaña electoral. Es necesario que las comunidades ganen en capacidad normativa y autonomía fiscal, de tal manera que la aportación de fondos del Gobierno de España sea cada vez menor y la financiación dependa cada vez más de la voluntad de las comunidades autónomas. Pues a ver si le hacen caso de una vez.


A mendigar, agradecer y contentarse con lo que graciosamente nos conceda la metrópoli.

No hay comentarios: