martes, 25 de enero de 2011

Euskera y libertad

Hay personas que parecen tontas, pero que abren la boca y lo confirman, como Patxi López. Enormemente desafortunadas sus declaraciones sobre el euskera, en un escenario político donde se empieza a vislumbrar el final del conflicto, y más aún por hacerlas en la reunión del nuevo consejo asesor del euskera.

Nos atrevemos a soñar con el fin de la violencia. Permitirá que el euskera se una por fin con la libertad. Facilitará muchas cosas a la cultura en euskera.


Sólo un tonto o un inculto puede relacionar a una lengua, la que sea, a una ideología política y menos a la violencia. Es como si el castellano lo asociáramos a Franco. Debería recordar que precisamente durante el franquismo fueron el euskera y otras lenguas peninsulares las que no podían hablarse en público. A mayor gozo del padre de Mayor Oreja que la prohibió también en su casa. Más le valdría aprovechar de una vez el dinero público que le paga las clases de euskera.

No hay comentarios: