jueves, 22 de mayo de 2008

A río revuelto

Si el trasvase a Barcelona, pudiera servir para intentar una vez más, crear un debate serio sobre la política hidráulica, una vez más se cae en los tópicos de siempre. Y se intenta arrimar el ascua a la sardina de cada uno, intentando aprovechar la coyuntura. mediante maniobras demagogas.



Un ejemplo de ello, es la petición del GA al gobierno español, de agilizar las obras del carpetovetónico Pacto del Agua. Como si ahora fuera un buen momento aprovechando para presionar con el trasvase a barcelona. Como una contraprestación. Y seguir comerciando con el agua y el futuro de la gente. La iniciativa en las cortes, no podían ser otros, es del PP y el PAR.



Por otro lado, parece que esa comisión de estudio, no es tan efectiva como quisiera Marcelino. Al hilo del recurso al trasvase. En el momento en que veamos que tenemos la seguridad jurídica suficiente para ganar. Vale que sólo con la razón moral no ganas, pero en éste caso no parece tan difícil. Y a pesar de su comentada pusilanimidad y falta de rasmia, aún presume de reivindicativo y de anteponer los intereses de Aragón. Cuando tengo que poner los intereses de nuestra comunidad por delante de cualquier otro colectivo, sea partido, gobierno, sea lo que sea, lo he hecho siempre y lo voy a seguir haciendo. Con normalidad, sin exabruptos. Pues menos mal, y ahí está el estatutico para corroborarlo.
Un habitual de querer sacar partido de éstos asuntos, es el ínclito Javier Lambán. Que se permite el lujo de hablar de responsabilidad, el que insiste, digo, exige, el recrecimiento de Yesa, a pesar de los demostrados problemas geológicos. Por encima de otras consideraciones de equilibrio territorial y de tipo moral. Unas manifestaciones llenas de menosprecio y españolismo. Es el gobierno central el que debe tutelar como buen padre. No confío en que el gobierno catalán actúe con sentido común, pero espero que el gobierno central sí lo haga. Y ya de paso hacer la pelota por lo de Yesa. Ya es conocido el peligro de los grandes pactos PP-PSOE. El futuro parece complicado a no ser que los grandes partidos PSOE y PP lleguen a un gran pacto de Estado sobre el agua, porque con acuerdos bilaterales no se solucionará esta cuestión. En cambio sí es positivo que el gobierno español ceda al aragonés la potestad para hacer embalses y gestionar la manida reserva hidráulica de 6550 hm3.
Claro, que también es penoso Montilla, que debe de considerar tonta a la gente. La tubería que conectará los ríos Ter y Llobregat con la red que abastece Barcelona y Gerona no obliga a su utilización. Bien, gastar 180 millones para no utilizarlo, una buena manera de gastar el dinero público. ¿Pero quién se lo puede creer? Y apostilla. Las lluvias de los últimos días no son una garantía por sí solas. Tampoco ser elegido da garantía de buena gestión.
Hablando de gestión, Roque Gistau, con el aval de la Expo. No soy partidario del blindaje de los ríos en los estatutos de autonomía. De injerencias como la valenciana no dice nada. Sí por la gestión del agua a través de las confederaciones hidrográficas distribuidas por cuencas. Hasta ahora así ha sido, una sucursal oscura de hacer embalses y dar derechos privados de agua. Con la tutela del gobierno central, y estar desprotegidos ante injerencias. Y no defiendo obviamente la reserva hidráulica, pero sí una gestión responsable, aunque ésto por ahora es utópico.

No hay comentarios: