lunes, 14 de agosto de 2006

Bono oh la la

Afortunadamente hace un tiempo que dejó la política, actividad que basó en la demagogia y populismo, con grandes dosis de ultranacionalismo y catetismo. Ya se sabía que su ego y sus ganas de notoriedad no desaparecerían retirándose de la política activa, es algo superior a él, pero no creía tampoco que llegara a estos extremos. Salidas de tono que han dañado la imagen de su partido, la PSOE, y que han hecho pasar apuros innecesarios a Zapatero. Representa junto a Ibarra y Chaves lo la PSOE necesita quitarse de encima, para dar una imagen mínimamente actual, lejos del dogmatismo, populismo, caspa, ranciedad y españolismo que encarnan. Son un lastre para su partido, y no hacen más que fortalecer las identidades nacionales que tanto detestan, provocan una reacción de defensa ante la agresión verbal que realizan. No les dá para ver más allá. Realmente uno piensa que su partido es el PP, hay dos cosas sintomáticas, entre la derecha los dos políticos de la PSOE mejor vistos, entre comillas, son Ibarra y Bono; y que Bono ha sido imbatible desde 1983 en Castilla la Mancha, pero en esa comunidad gana el PP en las generales.
El blanco y negro le va al trío calavera.
Recientemente le dio un ataque histérico de patriotismo, virtud que según Oscar Wilde era la de los depravados, me acuerdo de esta cita cuando habla gente de este tipo. Menos poético y más llano es Evaristo, un patriota, un idiota. Se le veía en su ambiente en la entrevista del diario La Razón. Oportunismo y catetismo en esta frase "No soy violento pero si tuviera que dar un cabezazo como el de Zidane yo tengo un candidato claro: se lo hubiera dado a los independentistas." Para empezar, desconfío generalmente de quien empieza una frase con la coletilla "yo no... pero..." en sí misma parece ocultar un sentimieento oculto y latente, y suena a excusa ante lo que se va a decir. Además hay que ser violento para soltar esa frase, por eso cuando él era ministro, el día de la hispanidad se repartían octavillas, con la parte de la constitución donde pone que el ejército es el garante de la unidad de España. Y si las repartes ese día no va ante una amenaza de otro estado, sino ya sabemos adonde apunta. Luego eso sí, a condenar la violencia, algo normal, que se convierte en hipocresía cuando haces esto. La hipocresía es otra de sus características principales. Además muestra una falta flagrante de valores democráticos mínimos, respetar a quién no piensa como tu. Dando fe que su idea de España no es integradora, con la que se une mucho más respetando la diversidad y las diferentes idiosincrasias, que imponiendo una verdad absoluta e incontestable. Algo sencillo para cualquiera salvo para quien no quiera entender, independentista no es sinónimo de odio a España.
Su amor platónico.
Luego confunde la realidad con sus deseos "Los independentistas se van a pegar una galleta fenomenal: en pocos años van a dejar de ser referencia de interés", en las últimas generales también se vaticinaba lo mismo para ERC. Luego vuelve al mismo error, dar como principal argumento de validez el número de personas que lo siguen, haciendo de menos a las minorías, cuando todos lo podemos ser en un momento dado. Un eterno complejo que tienen, de inferioridad, el querer mandar para sentirse algo importante. Una persona que se siente tan española y habla tan mal su idioma, ejs que Ejspaña ejs mu grande.
Momento Chiquito, aunque en realidad es esperpéntico.
Le quedaba lo peor, dónde muestra bajeza como persona "El separatismo es un cáncer para la solidaridad que se acabará tratando con quimioterapia". Comparar una ideología o pensamiento político legítimo y pacífico, con una enfermendad tan infame como es un cancer me enerva, el resto son patochadas, ésto es mucho más grave. Demuestra falta de sensibilidad por los enfermos, sus familiares y amigos, el sufrimiento ruín que conlleva esta enfermedad, la crueldad de este proceso. Pasa por usar con tanta ligereza el idioma y la incultura. Hace poco por desgracia asistí a un entierro, una persona joven muerta por culpa del cancer, no encontré ninguna similitud. Es una comparación grotesca y ruín. Además hace hincapié y cita la quimioterapia, sabido es lo dura que resulta, enormemente desafortunado. ¿La quimioterapia es el ejército? Más grave si ha tenido conocidos que han pasado por esto y aún así le parece comparable.
La comparación es sencilla y recurrente.
Incide en la clásica demagogia de la solidaridad, maniqueismo de buenos y malos. La solidaridad a su manera, el truco es citar a España no a su autonomía, la que va a recibir la ayuda, así se demuestra que se está con la nación correcta, si citaras a tu autonomía ya eres insolidario. Así se evita el esfuerzo de mirar si Cataluña está al límite de aportación de fondos, necesidades reales de cada uno, eficiencia en la utilización de los fondos solidarios recibidos, si todas las zonas necesitas tienen asignación... Es demasiado trabajo y se presentarían realidades y no populismos. En Aragón nos acordamos de como esta gente nunca nos ha ayudado a recibir fondos europeos objetivo 1 ni de solidaridad interterritorial, son tan solidarios que no quieren compartir los fondos con otros, si hablan de España tendrían que incluirnos. También de su solidaridad apoyando el PHN del PP, que a gusto está con sus propuestas, tratando de justificar su salida de la política de su propio partido y su venta por un plato de lentejas, la promesa de inversiones en su comunidad, a los demás que les den. ¿Qué más da que perjudique a zonas más deprimidas que las receptoras? Hipocresía.

No hay comentarios: