jueves, 6 de julio de 2006

Eres demócrata y cristiano...

... eres un gusano. Que socorrido y útil es citar a La Polla Records en estos casos, mejor usar la sorna y el sarcasmo con rabia que llevarse un mal rato de verdad. Porque el panorama según donde mires es desolador, gente que se le llena la boca con la palabra democracia, la suya, a su manera y sus intereses. Hacen del doble rasero, partidista, maniqueo y sectario, su forma de actuación política. Nuevamente la derecha ningunea a las víctimas de la dictadura, no son las suyas, y conviene olvidar esa parte de la historia por cuestión de parentescos familiares y políticos. Parece como si lo quisieran ocultar porque tuvieran algo que ver, no creo que se les achaque responsabilidad directa, son ellos mismos quienes se autoinculpan con esa actitud. Viene al hilo de la votación en el Parlamento Europeo sobre la condena a la dictadura franquista.
Acabó siendo pancartero, como sus compañeros. Con cara de estar fuera de sitio.
Hay diferenciación de víctimas incluso por fecha, se alude al paupérrimo argumento de "Franco ya se murió hace 30 años". Él murió, sus ideas no, y no solo en nostálgicos geriátricos, sino en jóvenes, que eso sí es ciertamente preocupante. Hay que recordar según el PP al primer muerto de ETA en 1968, 38 años, pero no a un fusilado o represaliado por la dictadura en 1973, por poner un ejemplo. Se cae por sí solo el argumento de la fecha, las víctimas no tienen fecha de caducidad. Si hoy desapareciera ETA, dentro de 30 años espero que nadie se molestara en recordar a sus víctimas. No cuesta nada a un demócrata recordar a unos y otros. O sacar acciones de la Guerra Civil, barbaridades en un contexto bélico, luego las hubo durante 36 años en un contexto de "paz", y por un solo bando. Demonizando la II República, durante la que dos años gobernó la derecha. Es repugnante que hablen de revanchismo cuando ellos lo practicaron durante 36 años. En ningún país europeo se escandalizan por la retirada de símbolos fascistas, por ejemplo en Italia o Alemania, y son más duros con su exaltación. O que hay cuestiones más importantes, demagógico, no es incompatible. O paparruchadas sobre convertirse en un país satélite de la URSS. Es cuestión de dignidad, reconocimiento simbólico y sensibilidad humana y democrática. Lo que dijo el PP es absolutamente sonrojante.
Cuenta con apoyo mediático, a lo suyo.
Repulsiva y cobarde fue la actuación de Mayor Oreja, que luego andará reclamando atención a las víctimas de ETA, y diciendo quien es demócrata y quien no lo es. Obviando cualquier alusión al tema de debate, y alabando la transición española, esa que tiene varios puntos oscuros y discutibles, y que ha sido exalatada hasta la saciedad, y manipulada, confundiendo las palabras perdón con olvido. Comentar la transición sería largo, sus errores hoy se arrastran, el olvido lleva a la no superación del problema, las diferencias territoriales, el interés en hacer de la constitución un escudo o arma arrojadiza, sacralizándola, y no un elemento de integración. El mismo error de una única visión lo sigue arrastrando la derecha, es inherente a ella. Confundiendo autoritarismo con Estado fuerte. Eso es lo que provoca el resentimiento, porque cualquier persona normal no se ofende porque otros condenen una dictadura o una acción terrorista, se supone que sale solo sin que te lo pidan. Más cuando ellos si obligan a condenar las dictaduras comunistas, vaya las del otro color, las rojas, en cambio pasamos por alto las de derecha, o a gente como Stalin que murió hace 50 años e incluso en los años 50 ya fue criticado por el PCUS. No condenan la dictadura de su país, pero obligan a condenar las de otros, por mera cercanía es lógico hacerlo primero con lo propio, pero ni eso, es una cuestión de principios que no entienden ni les interesa.
Esta imagen parece darle menos repelus que una ikurriña.
Aunque finalmente no hubo votación, la mayoría de grupos políticos (socialistas, liberales, verdes, euroescépticos, soberanistas y de la extrema izquierda) que suman 436 diputados, un 60% del total, expresaron su condena a la dictadura. Por suerte para Mayor Oreja, hubo quien estuvo peor que él, el diputado de la extrema derecha polaca, Maciej Marian Giertych, "Gracias a la Iglesia española, al Ejército español y a Francisco Franco, el ataque comunista contra la España católica se pudo superar". Fascismo, sin más. Así tuvo que intervenir a regañadientes el líder del PPE, Hans-Gert Poettering, "Todos los dictadores y los que apoyan los regímenes totalitarios, ya sean fascistas, comunistas o nacionalsocialistas, no están en condiciones de defender nuestros ideales". Para salir del paso, a la vista de los hechos. Porque además el PP español y la extrema derecha europea fueron los únicos que no condenaron el franquismo. Se descubren ellos solos y aún se hacen los ofendidos.
El infame polaco.
Mayor calificó de "error histórico iniciar una segunda transición". Su miedo al cambio y la adecuación a los tiempos, a perder el poder oligárquico, y la táctica del miedo. Una nueva generación tiene derecho a adecuar la constitución a su época, y a rebatirla si le parece adecuado. Curioso en un partido que en su día se opuso notablemente a ella. Como tienen que negar a los demás para afirmarse y tratar de ocultar sus complejos, finalizó con su clásica frase de que no hay que "Crear nuevas naciones que nunca han existido". Mira que no soy partidario de usar la historia para justificar, me es indiferente, solo te da una identidad, pero lo importante es la voluntad actual. En todo caso la historia no sirve para unos pero sí para otros, ellos, en una nueva muestra de hipocresía. ¿Sabe realmente como se fundó España? que siga intentando engañar, España es una y no cincuenta y una, la unidad de destino en lo universal y el imperio. Porque "esto nos aleja de la concordia". Tiene la caradura de contar esto cuando maltrata moralmente a muchos españoles que lucharon por los valores democráticos, y que usa la constitución para imponer y arma arrojadiza y no para unir y respetar la diversidad. Esto no hace más que reforzar las ideas nacionalistas que tanto detesta, de ahí viene el rechazo y la confrontación, porque él no deja de ser uno de los puntales del nacionalismo español, creyéndose por encima de los demás solo por eso.

No hay comentarios: