lunes, 26 de junio de 2006

El fantasma de Mularroya IV

Llegamos así a un punto que puede ser de inflexión de manera casi definitiva, el 13 de junio salía esa sentencia que tanto temían los pantaneros. El Tribunal Superior de Justicia de Aragón declaraba nula la orden por la que la DGA declaró en el 2001 ZEPA las Hoces del Jalón, junto con otras 37 áreas, y la condenaba a dictar otra resolución que incluya en la zona protegida las 6.800 hectáreas que dejó fuera del territorio definido por la Sociedad Española de Ornitología, que "casualmente" incluían los terrenos en los que está proyectado el pantano. La DGA recurrió ante el Supremo la resolución, cuya ejecución impediría la construcción del embalse. Si no fuera por la gravedad sería de risa, proteges una zona menos un espacio interior a modo de donut, lo que escapa a toda lógica. Destaca que los propios pantaneros teman con esta sentencia que Mularroya llegue a construirse. Una sentencia esperanzadora sin duda.
El Palo el Moro, Ricla.
Como es habitual en la DGA en estos casos, incumple varias normativas europeas, esas que luego tienen la desfachatez de citar contra el trasvase y que no aplican en Aragón. La sentencia cita la directiva sobre aves al dejar fuera de la ZEPA Hoces de Jalón, sin basarse en argumentos científicos, 6.733 de las 23.500 hectáreas que la SEO delimitó como IBA (Inventario de Areas Ornitológicas, en inglés) en un estudio para la Comisión Europea. Con "criterios internacionalmente reconocidos que han sido objeto de cuatro actualizaciones", un área entre Ribota, Huermeda y Ricla con el tramo medio del Jalón como eje cuyo "sistema de barrancos, cañadas y desfiladeros" alberga "un único ecosistema que constituye el hábitat de un importante número de especies aves protegidas", especialmente águilas reales y de Bonelli, buitres leonados, halcones peregrinos, alimoches, búhos reales, águilas culebreras, martines y grullas. Todo esto que los políticos comarcales no ven como posibilidad de turismo de calidad. Ya que estamos, saludo a mis amigos ornitólogos. El TSJA señala que "a pesar de no ser jurídicamente vinculante" para los estados "goza de apariencia de certeza, salvo prueba científica en contrario", y los gobiernos "tienen la obligación" de declarar ZEPA "todos los parajes que, según criterios ornitológicos, sean los más adecuados para la conservación de las especies de que se trate". Además, indica, el área protegida no es "suficientemente extensa" para cumplir la directiva europea "sin que la exclusión observada aparezca debidamente justificada" ni la DGA haya "aportado prueba científica alguna que prive de certeza a los criterios mantenidos en el inventario.". Y "la existencia de circunstancias que han contribuido a la transformación del medio como la ejecución de obras de infraestructura de interés general no justifica la exclusión". Por desgracia circunstancias parecidas no fueron apreciadas con la misma sensibilidad en Madrid en el caso Yesa.
Buitre leonado. Foto: Javier Traín.



La DGA estima que el inventario de la SEO no es vinculante y que la DGA ha de tener potestad para (des)ordenar el territorio. Triste recurso agarrarse a eso y no a la calidad informativa que aporta el inventario, curioso que diga eso quien se salta constantemente las directivas europeas de medio ambiente. Según un portavoz el 28% del territorio aragonés está protegido como ZEPA o como Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) y que resaltó que la propia Unión Europea convalidó la propuesta aragonesa al aceptar su listado de enclaves para la Red Natura. Pues razón de más para incluirlo y sentirse orgulloso de ese patrimonio. La CHE hizo gala de su opacidad y no dijo nada al no ser definitivo. Rosa Aznar pedía la paralización de las obras, para que de confirmarse la sentencia, no hubiera un daño irrecuperable. Victoriano Herráiz consideró la sentencia "una mala noticia para la zona, porque el pantano era una obra que iba a permitir afianzar el riego de 20.000 hectáreas y recargar acuíferos en Cariñena". La clásica invocación al atávico regadío, que ya dispone de agua, el acuífero del Jalón no le importa tanto. "Lo primero que hay que proteger es los habitantes de la zona". La frase de todo este embrollo llamado Mularroya, difícil encontrar en menos palabras más demagogia, simplismo y populismo. Casi es para una moción de censura. O simplemente sea una pataleta. Tener un medio ambiente cuidado no debe de influir en las personas, ni su posible rendimiento económico. "Hay una zona amplísima en la que se puede proteger a las aves, y el pantano está a más de cinco kilómetros de las Hoces". Será en lo que marcó , incluyendo el terreno del vaso del embalse. Un espacio protegido tiene sus interrelaciones y dependencias, y hay que protegerlo en su globalidad y totalidad, no en las zonas que me interesan, o mejor dicho que no, o en compartimentos. El 24 de junio el Consejo Comarcal aprobaba por unanimidad (PSOE, PP, PAR y CHA), una moción en apoyo a la construcción de Mularroya. Además esta misma moción se pasó en la mayoría de ayuntamientos de Valdejalón. Intentando tapar el efecto de dicha sentencia. La argumentación catastrofista da vergüenza ajena, porque además vienen de los pueblos que actualmente tienen mayor desarrollo. ¿Han pensado en el desarrollo de los demás? O simplemente mantener el nivel actual. Por eso chirría oir que sin agua, Mularroya mejor dicho, la población tenderá a emigrar hacia otras partes de la comunidad y la agricultura e industria frenarán su progreso hasta desaparecer. En Morata saben de esto, creo. Y hacer creer que importan más las aves que las personas, cuando no es incompatible lo uno con lo otro. La moción da gracias al apoyo del Gobierno de Aragón y le piden que junto con la Confederación Hidrográfica del Ebro persista en Mularroya. ¿Cómo se mantiene la agricultura si secas el acuífero? Eso sí es una amenaza demostrada y no papachurradas alarmistas de los pueblos más grandes. El recurso a la manipulación es lo último a lo que agarrarse. Sólo faltó pedir que volvieran los polos de desarrollo y los planes de colonización de regadío.

Así las cosas la DGA se planteó continuar con el recurso al Supremo por la sentencia , no porque se replanteara nada obviamente, sino por una cuestión de tiempo. Eso incluiría proteger la zona del Grío donde se ubicaría el vaso del embalse. Se evitaría un proceso largo, quizá seis u ocho años, y que haría peligrar su construcción. Cómo se ha demostrado con el caso Yesa, de haber sido favorable a sus intereses, la sentencia la utilizarían como un arma más a favor. ¿Cómo se compatibilizaría protección y embalse? Nuestros lumbreras de la Consejería de Medio Ambiente tienen la solución, creen que se podría hacer el embalse aún en zona protegida. En que manos está nuestro medio. La DGA considera que los valores ambientales que existen en la zona son los mismos independientemente de la figura de protección que tenga el lugar. Por suspuesto, que la generación futura los disfrute, no les preocupa, la protección si quieres se puede quedar en algo meramente retórico, hay que ser retorcido y tener descaro. Aparte de saltarse no solo las directivas comunitarias sino sus propias leyes autonómicas. Rebuscando, comentan que el estudio de impacto ambiental oficial, base para la DIA recogía más aves y especies que los trabajos realizados para su calificación como IBA, insisten en que no es vinculante. Aún así la DIA consideró compatible la construcción del embalse con la conservación de las aves. Eso sí, impuso unas considerables medidas correctoras que deberán ejecutarse al tiempo que la obra. Tras declarar la zona como ZEPA, habría que convencer a la UE de la falta de afección o que ésta sea admisible. La UE en su día ya recortó los regadíos en Monegros por motivos similares. Es destacable por otra parte el carácter pionero en España de esta sentencia, lo que resulta saludable para que entre aire nuevo en el ambiente político y se tome conciencia de la riqueza patrimonial de nuestro entorno.

En octubre la DGA, pedía a ese ente etéreo llamado Madrid y que tanto ha velado siempre por los intereses aragoneses, ejecutar Mularroya pese a la protección, previsible. Alfredo Boné dijo que la decisión judicial "no supondrá paralizar" el embalse. Lo mismo dijo posteriormente en el caso Yesa. Además ampliar la ZEPA es "para evitar conflictos", total hacer el embalse es lo de menos. Paco Iturbe, de Ansar y VoluntaRíos, consideró imprescindible una nueva declaración de impacto al tratarse de un área protegida. "Aquí no hay un conflicto sino una sentencia que evita cualquier conflicto". En diciembre la CHE recibe el proyecto de Mularroya y comienza la fase de revisión. Los manipuladores, al estilo del PP con la financiación europea del antiguo PHN, hablaban de la pérdida de 15 millones de euros. Como si hubieran sido bien aprovechados en esa obra. Echar a la gente en contra de la oposición e instaurar el pensamiento único. En 2005 parece que se ejecutó 1,2 millones de los 16 asignados. Me gustaría la misma respuesta cuando en otros asuntos el Estado presupuesta pero no lo ejecuta, en Teruel saben algo de eso. O como si no hubiera posibilidad de invertirlos en el futuro, esperemos que en cosas más provechosas. Para 2006 se presupuestaron 10 millones de euros. El proyecto aún debía someterse a información pública. La DGA insistía en febrero en construir Mularroya pese a la ZEPA. Evitar la sensación de paralización, y que la gente pudiera tener tiempo de fijarse en alternativas. El Departamento de Medio Ambiente remitía al Ministerio y la CHE un informe, donde Mularroya puede construirse con las dimensiones inicialmente previstas a pesar de la sentencia del TSJA. Ratificado por Boné en las Cortes.
¿Hasta cuando se va a alargar todo esto? Un fantasma demabula en las noches por Valdejalón, arrastrando la pesada bola del atavismo.

No hay comentarios: