sábado, 13 de octubre de 2012

Gustavo Alcalde justifica la carga

Dentro de la habitual ignominia que acompaña la labor de Gustavo Alcalde como delegado del gobierno en Aragón, parece dispuesto a aumentar su cota. Después de la lamentable carga en Artieda, sale a defender la injustificable actuación de la carga civil.

La Guardia Civil trató de garantizar el trabajo de la CHE.

A nadie se le impidió el paso, ni en esta ni en anteriores protestas. La CHE va a escenificar algo que es un trámite administrativo que puede hacerse desde Zaragoza. Sin intentar dialogar ya vino la carga.

 

Los ciudadanos tienen todo el derecho a reivindicar sus posturas, si bien en ningún caso, a impedir el cumplimiento de la ley.

Que para algo estamos en democracia, una concesión graciosa. El cumplimiento de la ley es también ejercer un uso responsable del dinero público, no como en Yesa. O acatar las sentencias judiciales en Mularroya.

 Es una obra estratégica para el desarrollo de Aragón y que, tras la decisión de recrecer el embalse, está la voluntad muy mayoritaria de las Cortes aragonesas y de las Cortes generales. Yesa es la expresión democrática de la inmensa mayoría de los aragoneses y un grupo muy minoritario de personas no puede impedir la acción de la administración para llevar adelante la ejecución de esta obra. 

Continua la manipulación sobre la finalidad de este embalse. A día de hoy y sin contar con la patraña del abastecimiento a Zaragoza, es seguir beneficiando a las Bardenas a costa de seguir perjudicando a una comarca que ya padece el actual embalse. Lo que no tiene nada de democrático. El desarrollo de un territorio ha de ser equilibrado. ¿Saben esa mayoría de aragoneses lo que cuesta la obra y los problemas de seguridad?

 Funcionarios de la CHE se han desplazado a Artieda en cuatro ocasiones este año y que, en todas ellas, se ha impedido con el uso de la fuerza.

Del modo más cínico ve fuerza en una oposición pacífica pero no en una carga de antidisturbios con su uniforme y equipación a civiles desarmados.


Sobre las 10:25 horas componentes del Grupo de Reserva y Seguridad (GRS) de Zaragoza procedieron a intervenir tratando de abrir paso en la carretera y resultando contusionados leves "tanto personal del GRS como manifestantes.  Al no conseguirse despejar la carretera el alcalde y el teniente de alcalde hablaron con la responsable de la CHE y el oficial jefe de la compañía y decidieron levantar acta a las 10:40 asumiendo con su firma el acto administrativo de la notificación de la expropiación y evitándose más incidentes. 

¿Alguien se puede creer que un agente preparado y equipado puede salir igual de contusionado que un manifestante? De manera rastrera pretende tildar de violenta una oposición que siempre ha sido pacífica.

No hay comentarios: