miércoles, 18 de abril de 2012

Videla y el capitalismo

Cuando el capitalismo no logra imponerse en la democracia burguesa, o bien ve peligrar su estatus dominante, no duda en emplear métodos fascistas para ello. Hoy en día las cosas se hacen de manera más sutil, quizá también porque han conseguido una sociedad menos politizada y concienciada. Los años 70 en América Latina fueron terribles, llenos de sangre y dictaduras.

El sanguinario Videla ha declarado algo que no hace sino confirmar esto.

Los empresarios se lavaron las manos y nos dieron con todo. ¡Cuántas veces me dijeron: ‘Se quedaron cortos, tendrían que haber matado a mil, a diez mil más!

Sobra decir más en la relación entre la violencia política de Estado y el capitalismo. Como en España contrataban a pistoleros en su día o la misma dictadura franquista. Mismamente la propia transición fue bastante indulgente con la dictadura argentina y abandonó a su suerte a muchos españoles represaliados.

Cada desaparición puede ser entendida ciertamente como el enmascaramiento, el disimulo, de una muerte. No había otra solución; estábamos de acuerdo en que era el precio a pagar para ganar la guerra contra la subversión y necesitábamos que no fuera evidente para que la sociedad no se diera cuenta. Había que eliminar a un conjunto grande de personas que no podían ser llevadas a la justicia ni tampoco fusiladas. Nuestro objetivo era disciplinar a una sociedad anarquizada. Con respecto al peronismo, salir de una visión populista, demagógica; con relación a la economía, ir a una economía de mercado, liberal. Queríamos también disciplinar al sindicalismo y al capitalismo prebendario.

No hay comentarios: