martes, 22 de septiembre de 2009

De La Habana a Francia

Por si hubiera alguna duda, nuevamente el llamado exilio cubano en Miami, los descendientes de los terratenientes y capitalistas que se enriquecieron a costa de los cubanos, ha dado muestra de su talante intransigente. Cómodamente observan lo que pasa en la isla, creyendo que el embargo que ejerce su país de acogida beneficia el futuro político de la isla, cuando no hace sino alargar y ser coartada para el régimen castrista. Les ha escocido la iniciativa de Juanes de hacer un concierto en La Habana, que no es que sea santo de mi devoción, pero al que no veo como un apoyo a la revolución. Pero para ellos cualquier cosa que se salga de sus ideas debe ser perseguida y además se le acusa de comunista. Esa es su idea de democracia para la isla y en general. Llegando incluso a las amenazas de muerte, y luego hablarán de que en Cuba hay una dictadura.


Pero como se dice ahora, también hay brotes verdes interesantes, como en Francia. Gente de la ciudad y altamente cualificada se cansa del sistema capitalista y consumista y se va a realizar la utopía al campo. Una vida en armonía con la naturaleza, con activación cultural y dignificando aldeas dejadas de la mano del Estado. Demostrando que se puede vivir de otra manera. La reacción aparte de desproporcionada cabe decir que es ridícula, con las detenciones acusados de terrorismo una reacción que esconde el miedo a que más gente salga de la alienación. Eso no cambia por el lugar donde se practica. También es una llamada de atención para la izquierda tradicional anquilosada y cada vez más alejada de los ideales de inicio. La izquierda alternativa se hace fuerte en esas zonas rurales donde están, feudo tradicional de la derecha. Haciendo bien las cosas se ven los resultados.


En cierto modo mi empatía por ellos, va porque también me gusta la vida tranquila en el campo. Fuera de los núcleos del consumismo y el estrés. Sin que por ello sea una vida bucólica sino rebajadora y comprometida.

No hay comentarios: