miércoles, 23 de abril de 2008

Marcelino, Lambán y Biel

Constituyen un auténtico trío calavera. Publica el Periódico sendas entrevistas con los dos primeros. Dónde vuelven a dar fe de sus tropelías. Analizamos un poco lo más destacado de la de Marcelino. (1) (2) (3)
Justifica el trasvase, perdón, conducción de agua, adoptando una postura sumisa de lo que marcan desde Ferraz. A partir del llamado minitrasvase a Tarragona, de 1981, que detrae agua del Ebro, dice que no se coge más agua sino que se redistribuye. Un agua que si no se usa, bien podía ir al cauce del río y lo agradecería. Que sería trasvase si cogieran más agua que los 55 hm3 de ese trasvase a Tarragona. No es un trasvase a pesar de coger agua, sólo lo sería si cogieran más cantidad. Y que entonces iría al tribunal constitucional. Cosa nada descartable en el futuro, una vez abierta la posibilidad. Una reasignación de caudales, vaya. Kafkiano. Del resto, lo de siempre, que las obras del Pacto del Agua se van a hacer y que el gobierno central tiene ese compromiso. A destacar eso sí, ésta frase. El PAR tiene una sensibilidad muy especial con el agua, desde siempre. Sobre todo con los afectados.
A continuación, la entrevista aborda otros temas. Dónde sigue dejando frases para el recuerdo. Según en qué ministerio, el ministro es importante, pero en otros ministerios, es muy importante un secretario de Estado: de Economía, de Infraestructuras o de Educación. Hay algunas secretarías de Estado a las que les doy tanta importancia como a algunos ministerios. Por eso Ocaña no ha hecho nada por solucionar la deuda tributaria, con Morlán la conexión con Francia y la vertebración en infraestructuras no pasa de las buenas palabras. Son dos muestras claras del interés central por Aragón, haya aragoneses o no. Aunque de alguno habría que dudar de esa condición.
En cuanto a Gran Scala. Que sigue siendo una idea, a pesar de la fastuosa presentación. Y al igual que Biel, asegura que si no sale, no se pierde nada. Salvo el dinero de la presentación y si hacen algo en las infraestructuras que prometieron pagar. Y sigue obcecado en la estupidez de extrapolar afección al territorio al tanto por cien que ocupa, como si sólo afectara físicamente a dónde se instala, y no al entorno. Según él, su plan del Pirineo sólo afecta al 0,28% del territorio y éste engendro, al 0,5% de los Monegros. Un engañabobos que ofende la inteligencia de cualquiera, por su simpleza. Si es que en Aragón nos sobra sitio para todo. A falta de gente que lo pueble.
A su vez, Lambán nos vuelve a deleitar y asquear con otro de sus lamentables artículos. Lleno de parcialidad y desprecio hacia quienes no opinan como él. Ojo a ésta frase por lo que supone de idea de lo que es un río. El Ebro perdió ya irreversiblemente hace 27 años. Vamos que es irrecuperable, aunque el agua sea del río. Penoso. Llamando mujaidines a quienes nos oponemos a éste nuevo trasvase. Mostrando incompetencia incluso para la ortografía, lo correcto es mujahidín, derivado del árabe mujahideen. Nosotros no llevamos armas, como éste grupo armado, los que echan a la gente de sus casas sí las llevan, y las mandan llevar impresentables como Lambán. Con una demagogia preocupante incluso en él. Donde esté él y su intransigencia y prepotencia en el tema de Yesa, que se quiten los demás. Ese es el camino a seguir, esquilmar ríos, colonizar territorios y echar a la gente de sus casas. Que total cada vez son menos. Intentando dar muestras de coherencia y dignidad política a los demás. usando el radicalismo coránico como lo hacía el PP al que critica. Claro, que lo que él llama mayor acontecimiento español de la década, o la Expo, va en esa línea que defiende, ahí sí va en consonancia.
Por si alguien faltaba, sale Biel reclamando competencias hidráulicas para Aragón, o lo que es en la práctica, su partido, que domina esos puestos en el GA. Para hacer más pantanos. Que nos cojan confesados.

No hay comentarios: