miércoles, 30 de abril de 2008

Huida hacia adelante

En el parlamento metropolitano, han votado favorablemente al trasvase, conducción de agua, a Barcelona. Ha sido con la esperada colaboración de los diputados aragoneses. Los que están a ver que les dicen en vez de defender a la gente que les ha votado. Los nombres de los cipayos, que una vez más traicionan a Aragón, son los siguientes. Por el PSOE: Jesús Membrado, Pilar Alegría, Alfredo Arola, Concepción Sanz, Teresa Villagrasa, Marta Gastón, Vicente Guillén y Yolanda Casaus. Por el PP: Baudilio Tomé, Ramón Moreno Bustos, Ángel Pintado y Santiago Lanzuela. Éste último ya con solera. Utilízanos. Le sugirió a Aznar hace ya unos años. Y la cínica abstención de la sevillana Luisa Fernanda Rudi, para ir contra el PSOE, porque de siempre ha sido una persona que ha defendido el trasvase. Incluso recientemente. Igualmente lamentable Marcelino insistiendo en que no se trata de un trasvase. No por decirlo más veces se convierte en cierto. Porque no se detrae ni un solo litro más de agua de los que ya están concedidos desde hace 27 años. ¿Y si no existiera esa concesión? Que ahora ese agua va al delta. Dantesco Jesús Membrillo, que acusa de incoherente a Rudi, ¿y él?



A Marcelino le ha dado por defender cosas sin sentido. Porque insiste con Gran Scala. No es un ningún escándalo en un país que vive fundamentalmente del turismo. No es ninguna barbaridad. Desconocía que el turismo fuera la principal fuente de ingresos de Aragón. Claro, que él por su país entiende España. Él no tiene tensiones. Ni preocupaciones por la solvencia económica de sus promotores. Ni quienes andan detrás ni sus tejemanejes. Ellos siguen avalando como si nada, lo que cada vez huele peor. A Aliaga no le preocupa, aunque reconozca que por ahora no han presentado garantías financieras. Pero por si sale. Cuando por el tipo de idea debería ser descartada sin contemplaciones. Sin dar lugar a más. la vergüenza ha traspasado la frontera pirenaica, y lo recogen en el diario más leído en Alemania, Sueddeutsche Zeitung.
Por cierto, que Pizarro ha durado en la cúpula del PP, lo que un caramelo a la puerta de un colegio. Y eso que iba de número dos. No me causa pena alguna. Hizo el camino opuesto al de Zaplana, de la gran empresa a la política. Se va a Teléfonica Europa a pesar de no saber inglés. ¿A quién más se lo permiten? Parece que ha sacado de la política todo lo que podía sacar. Aunque los límites en éste caso no estén tan definidos. Otra metáfora del poder de influencia de Aragón. Aunque cause grima el personaje.

No hay comentarios: