viernes, 7 de marzo de 2008

Tala en Mularroya

Quizá no con nocturnidad, pero sí con alevosía, asistimos al inicio de las obras del pantano de Mularroya. La primera fase es la de talar los árboles, para que puedan entrar las máquinas a realizar los movimientos de tierra y a construir la presa. Se realiza de manera electoralista, casualmente empiezan ahora, después de varios años de decir que el comienzo era inminente. De manera algo inocente, y sabiendo que la razón te acompaña, crees que no son más que fuegos de artificio las sucesivas noticias de los últimos meses. Y quizá la tala se quede en eso, en un destrozo sin ir a más la obra, o se logre parar de una vez, haciendo valer la sentencia del TSJA de Aragón sobre la ZEPA Hoces del Jalón.

Es totalmente indignante, más allá del daño a un espacio natural y la afectividad que se le tenga, dependiendo de la sensibilidad de cada uno. A uno se le cae el pelo si incumple la ley, en cambio, ¿quién nos defiende de cuando es el estado quién la incumple? El MIMAM está incumpliendo una sentencia judicial. Como en el caso de Itoitz, van a hechos consumados, saltándose las sentencias judiciales, aunque sospechosamente en el nefasto caso de Itoitz, la sentencia fue anulada posteriormente. Pero vigente cuando el inicio, igualmente en espacios protegidos. Dónde fue necesario realizar acciones memorables como el corte de los cables de la obra, por los Solidari@s con Itoitz. Un pésimo final de mandato al frente del ministerio para Narbona con ésta ilegalidad en Mularroya, una ministra recibida con esperanza, de que por fin se hiciera una nueva política medioambiental en España y que ha acabado decepcionando profundamente. Quizá porque se esperaba algo distinto de otros. Aprovecho la cita para colgar el vídeo, aunque evidentemente son casos diferentes. Impagable el diálogo de los vigilantes.


Todo ello nos indigna igual a los que creemos la inutilidad de Mularroya. Cuando se ha mentido sobre la falta de afecciones medioambientales y de oposición, a pesar del notable número de alegaciones realizadas. Y de lo que auguraba las noticias de los últimos meses. De los 102,4 millones presupuestados para el presente año, del anuncio por Narbona de marzo de 2013 como fecha de fin de las obras, de la extraña y vil maniobra política en Morata de Jalón para retirar el recurso, que tuvo continuidad en Sabiñán, del anuncio en el BOE de las expropiaciones forzosas, o del anuncio de aprobación en el BOE. Debemos ser así de utópicos e inocentes, en el buen sentido, para éstas cosas. No de estar fuera de la realidad sino creer en otra posible y mejor. La batalla aún no está perdida.



La visión del tema por parte de los medios, y su desconocimiento interesado y manipulación, se ve en la entrevista publicada en el Heraldo el 23-12-2007, con Aristu como periodista.

Pero en otras actuaciones, como Mularroya, no ha habido esas dificultades y tampoco avanzan.

Mularroya es un puro problema de lentitud interna del Ministerio. No tengo ninguna otra cosa que decir y creo que lo correcto es reconocerlo con humildad y trasladar a los aragoneses esa realidad.

La pregunta es la típica de por qué no se hacen más pantanos, buenos de por sí. Y la respuesta una disculpa poco menos por no hacerlos, como si esa fuese la finalidad del ministerio. El problema efectivamente, es la lentitud en que entren las nuevas ideas, tanto al ministerio como los medios de comunicación. Encima dice que no tiene nada que decir, por ejemplo sobre la sentencia del TSJA. A la que por supuesto el periodista ni alude, y dudo que la conozca. De lo que sí le pregunta, y que confirma lo anterior, es de su imagen de anti-embalses. Sarcástico.

No hay comentarios: