jueves, 26 de abril de 2012

75 años del bombardeo de Gernika

Uno de los hechos más recordados trístemente de la guerra civil española. Con independencia del valor militar estaba claro que el objetivo principal era aniquilar uno de los mayores signos de identidad vascos. Sede de la histórica casa de juntas y del roble. Un lunes de feria la infame Legión Condor y la Aviación Legionaria italiana masacraron a la población civil, con unas cifras que oscilan entre 250 y 300 víctimas, en una población entonces de 5000 personas. No se puede obviar que el objetivo personal de Franco aparte de ganar la guerra era aniquilar al adversario, según sus propias palabras, convicción que el genocida de Mola, al mando del ejército del Norte compartía plenamente, hablando de eliminar definitivamente a los rojos. Poco después moriría en un accidente aéro en Alcocero (Burgos). Tampoco podemos obviar en esa estrategia de eliminar disonancias con el nacional catolicismo, ya fuera ideológico o de sentimiento nacional, otros bombardeos como unas semanas antes el de Durango, con ese fin de desmoralizar y aniquilar, entre 248 y 336  víctimas civiles, precisamente con Mola al mando. 

La barbarie de Gernika y la mala publicidad a nivel internacional, hicieron que de manera mezquina y cobarde el ejército franquista negase su autoría, atribuyéndola a los mineros. Actualmente la historiografía revisionista minimiza y trata de justificar militarmente un bombardeo a civiles. Sintomático que fuera ejecutado por dos regímenes fascistas y totalitarios que apoyaban a Franco. Aunque siempre he pensado que las llamadas "democracias occidentales" no quisieron inmiscuirse y dejaron hacer, con nefastas consecuencias que seguimos padeciendo.

Una barbarie fascista que inmortalizó Picasso, plasmando su horror.

No hay comentarios: