martes, 21 de febrero de 2012

La obsesión de UPyD

UPyD es un partido personalista y que tiene una obsesión con la izquierda abertzale, a la que quiere sacar del tablero político a toda costa. Entronca con su populismo españolista, por más que bieguen ser nacionalistas son nacionalistas españoles pero eso lo ven como lo natural. Dentro de ello la obsesión por sacar rédito político del conflicto vasco, haciéndose garantes de las peticiones de los sectores más intransigentes a una salida pacífica y dialogada, y tratando de pescar en el caladero de votos reaccionario. A sí mismos se presentan como una opción de progreso pero en este tema es profundamente intransigente.

Aún no se han recuperado de que la izquierda abertzale se pueda presentar electoralmente y pueda hacer política de un modo legal, aceptando la ley de partidos, hecha ad hoc para su ilegalización. Resulta cínico que salga Rosa Díez con este asunto después de sus recientes declaraciones sobre la policía franquista, a dar lecciones de democracia y moralidad.

Así inasequibles al desaliento han ido recopilando lo que en su retorcida mente consideran pruebas para justificar una nueva ilegalización. En todo caso será una cuestión de los tribunales de justicia, no del gobierno, como ya hicieron la vez anterior. Es una cuestión básica de separación de poderes. Lo otro es politizar la justicia y querer controlarla. En este caso hasta va más allá que el PP que prefiere esperar a que se pronuncie el Constitucional sobre el recurso de Sortu. Significativo. Supone un quebranto del derecho a la participación política que se quiera poner como prueba que actuales cargos estuvieron en HB o en ANV, éste último partido que en su día formó parte del Frente Popular. Ya las candidaturas tuvieron que hacerse de gente sin pasado político, privando a miles de personas de poder ser elegidas. O la misma petición de libertad a Otegi, encarcelado no se sabe bien por qué, ya que ETA ha dejado la actividad armada.

Un desvarío más del españolismo más rancio disfrazado de progreso.

No hay comentarios: