sábado, 10 de septiembre de 2011

Dimite la directora de la Biblioteca de Aragón

La primera víctima de la gestión incipiente del ínclito Humberto Vadillo es la directora de la biblioteca de Aragón, Pilar Navarrete. Hay que reconocerle la dignidad de marcharse viendo las dificultades que iba a entrañar realizar su trabajo con semejante elemento; y la sinceridad, no exenta de ser inquietante y descorazonador, sobre el futuro estos cuatro años. ¿Qué lleva a alguien del mundo cultural y que se supone que le gusta ese trabajo a marcharse?

Hay demasiadas diferencias como para poder empujar un proyecto juntos. Solo he tenido una reunión administrativa. Aunque incluso algunos de sus criterios puedo compartirlos en parte, como el proteccionismo cultural. Yo he sido bastante reacia a mantener las subvenciones como un sistema mimético y creo que hay que regularlas muy bien. Sus posiciones son excesivamente extremadas como para que pudiéramos llegar a un punto en el que pudiéramos entendernos.

Alguien ajeno al mundo cultural provoca la marcha de gente que lleva décadas de experiencia. Por colocar a gente por razones políticas y no por su preparación para el puesto. Eligiendo a lo más reaccionario. Los próximos cuatro años se auguran como un páramo. Entendiendo la cultura como algo mercantil, sin valor propio en su ser, y menos aun relacionado con la sociedad en la que se desarrolla y en parte heredera de un acervo. Parece que Vadillo solo dejará tierra quemada cuando se marche.

No hay comentarios: