miércoles, 23 de marzo de 2011

Aguilar quiere un pacto del agua

Las palabras de Rosa Aguilar son una cosa y sus hechos otra diferente. No vale de nada si en lo importante se mantiene una actitud arcaica y no se da opción a plantear alternativas. Cuando habla de dialogar, evitar enfrentamientos y pensar en la ciudadanía. ¿Por qué no ha recibido a la gente de Biscarrués? Es más ratifica el proyecto de pantano sin contar con los informes contrarios del CEDEX y cediendo a las presiones de los regantes y constructoras. ¿Ha pensado en los ciudadanos que perderán su modo de vida? Y no le falta desvergüenza en dar más dinero para Yesa. Ni se le ocurre parar las obras ilegales de Mularroya. Todos estos embalses necesarios para el trasvase. Y habla de un gran pacto del agua sin decir claramente si se incluyen o no. Si va a hacer caso de una vez a las normativas europeas. A otro con ese cuento.

No hay comentarios: