domingo, 11 de abril de 2010

Y tan vergonzoso

En su día ya pareció vergonzoso el acuerdo por la deuda tributaria. Ahora nos podemos reafirmar cuando conocemos nuevos detalles ocultos hasta ahora. Muestra a su vez de la falta de transparencia ante la sociedad y del poco interés en publicitarlo. Un acuerdo que debería causar la dimisión de Larraz si le queda algo de dignidad después de tanto viaje a Madrid y estima algo a este país.

Resulta que de los 590 millones, cuando la deuda era de más de 700, se perdonan 320, se cobran sólo 270. Y en especie con unos bienes de dudoso valor y tasación. Así son los políticos carentes de rasmia y orgullo que nos representan. A los que una vez más la sociedad aragonesa volverá a votar mayoritariamente, bien por desconocimiento o porque su grado de asimilación colonial es irreversible.

No hay comentarios: