miércoles, 16 de septiembre de 2009

El vergonzoso acuerdo sobre la deuda tributaria

Las peores previsiones se han cumplido. Se venía diciendo desde el mes de julio que el acuerdo estaba cercano y era principalmente en especie. Por desgracia tampoco sorprende. Como los malos pagadores tarde y mal. Así entiende el gobierno español el asunto. Con prepotencia, displicencia y dejadez. Si la deuda es en dinero no se entiende que no se pague así, sino en propiedades de valor difuso. Es decir, que pueden valorar algo en 400 cuando vale 200, te timan 200 y la deuda está saldada. En un ejemplo de transparencia no ha trascendido en valor exacto de cada parte.

Una humillación más ante la que la sociedad aragonesa vuelve a responder con indiferencia, como si no fuera con ellos. Eso sí, luego les volverán a votar, así que tenemos lo que nos merecemos. Más españoles y fieles que nadie, no vayan a hablar mal de nosotros, y ahí nos las den todas. Un dinero que no ha podido emplearse en mejorar la vida de los aragoneses los últimos veintisiete años. Y que ahora bien vendría con esta crisis económica.

Salgado y Biel maquinando.


Porque no sólo son responsables los políticos del gobierno. Entre ellos el infausto y despreciable Ocaña, aragonés de nacimiento. La traición también viene de los que actúan aquí. El omnipresente Biel, auspiciador del acuerdo junto a la ministra de economía Salgado, el personaje más nocivo para nuestro país en los últimos treinta años. Empezó en la UCD metiéndonos por la vía lenta autonómica y la culmina con este timo. Recordemos el origen de la deuda, las mermas unilaterales por el estado de impuestos de recaudación autonómica, y las sucesivas reformas del mismo sin que se solucionase. Lo que no pudo es sacarle a Chacón el edificio de la antigua capitanía, aún de interés tras veintidós años de su desaparición. Para más desfachatez, Biel dice que ahora se han abierto vías de negociación bilateral estado-Aragón. Esperemos que no se parezca a ésta. Como su idea de que el GA haga las obras que el estado no quiere ejecutar en Aragón, adelantándole éste el dinero. Incluyendo varios pantanos. Y Larraz, personaje protagonista en la charlotada de Gran Scala, y hombre que alcanzó el acuerdo con Ocaña.

Oficialmente tasada en 592 millones de euros, aunque otros la cifren en 700. Pero partiendo de ahí hacen el pago de la siguiente manera. Trasfiere a la DGA sus acciones en la sociedad Expo 2008, más 32 millones por la muestra que adeuda el GA. Más que acciones transfieren un problema a Aragón ante el incierto futuro y rentabilidad de dicha sociedad. Aparte de tener que buscar una utilidad a los edificios y su mantenimiento. ¿Qué valor tienen esos edificios en la coyuntura económica actual? Otros edificios y solares en las tres capitales, Villanueva de Gállego y el pueblo de Búbal, algo que en manos de Biel no sé dónde puede acabar. Pueblo que desde 1984 se empezó a rehabilitar y se emplea como lugar educativo, tras no ser inundado con el embalse como se preveía. La segunda estación del AVE en Zaragoza. Y finalmente unos 55-60 millones en efectivo. Una cantidad diez veces inferior a la que debería percibirse.



Larraz con cara de estúpido agradecimiento y Ocaña conteniéndose la risa y pensando en cómo se la ha colado.




Además se regodean con total desfachatez. Larraz afirma sin rubor.



Las dos partes hemos cedido. Y yo estoy muy satisfecho,
porque ha costado mucho, pero agradezco el trabajo de Carlos Ocaña.


¿Por qué hay que ceder en lo que te pertenece? El único acuerdo válido era pagar íntegramente la deuda y en efectivo. Además, propio de una mente colonizada, le da las gracias por su graciosa generosidad en este infame acuerdo.



Merece mención una oportunista como Rudi. Una persona que nunca se había interesado en la resolución del conflicto, hasta que vio la oportunidad de criticar al PSOE. Nuevamente el PP emplea problemas aragonesas en beneficio propio.

No hay comentarios: