viernes, 25 de diciembre de 2009

El incendio del hotel Corona de Aragón

Para mi las imágenes de las espectaculares llamas saliendo por las ventanas es de esas que se te quedan grabadas en la infancia. Cuando ocurrió no había nacido, pero de verlas posteriormente se te quedan marcadas. Aún con la información que entonces puedes manejar es algo que te das cuenta de que tiene una gran magnitud. Impacta aún ver a la gente presa del pánico lanzándose al vacío. Cuando habiendo esperado habrían sido rescatadas por los bomberos.


La teoría de la churrería parece endeble y poco argumentada. Más cuando se comprobó que hubo tres  focos simultáneos y agentes que avivaron el fuego (pirogel y napalm), la inusitada rapidez en la propagación y las altísimas temperaturas alcanzadas, parecen indicar que fue claramente provocado. Así como que el tribunal supremo hablara de la intervención de al menos tres  individuos. La acción parece planificada y ejecutada por un número reducido y altamente especializado de personas. Tipo comando de servicios secretos. Por peliculero que parezca. Hay quién, y creo que no anda desencaminado, lo ve como un antecedente del 23 F. El hotel estaba lleno de militares por la entrega de despachos en la academia militar al día siguiente, incluyendo a la viuda de Franco y su familia, quienes casualmente salieron indemnes. Yo lo relacionaría con el intento de atentado en Madrid en 1982 por la extrema derecha de volar unas viviendas militares, echarle la culpa a ETA y provocar un gobierno militar. Otros elementos extraños son un cadáver nunca identificado y que tres personas que no aparecieron tenían el DNI falsificado.


Por un lado entiendo que en su día y dada la delicada situación política española, no se dijera apenas nada sobre la autoría. Para no excitar a los sectores más extremistas. Lo que no entiendo es que a día de hoy siga ese secretismo, alimenta la intriga y la sospecha de algo gordo que no quieren decir, y no soy amigo de las teorías conspiratorias. Lo fácil habría sido atribuírselo a ETA, aunque fuera al cabo de los años, incluso el Heraldo recibió una llamada en que se atribuía el atentado. Pero si no lo han hecho será por algo. Creo que tanto la sociedad, como sobre todo las víctimas y sus allegados, se merecen una explicación. Más tras muchos años de ser considerado accidente y no atentado. Ni más ni menos que el mayor de la historia de España hasta el de los trenes de Madrid, con 78 muertos y 113  heridos. Tuvo que ser el tribunal supremo en febrero de 2009 el que reconociera el derecho a percibir indeminización como víctimas del terrorismo, pese a la negativa del gobierno. También fue ridícula la decisión de Suárez de no dejar presentar las imágenes al festival internacional de televisión de Montecarlo. Por dañar la imagen turística de España. Como si esas mismas imágenes no hubieran sido ya portada de todos los medios de comunicación internacionales.


Merece la pena ver el recuerdo que del suceso hicieron en "La vida sigue igual" en Aragón TV. Emociona.






2 comentarios:

george viii dijo...

Yo lo recuerdo así un poco nebuilosamente, pero con esto he ampliado informacion. Gracias Alejandro.

La Araña Peluda dijo...

bueno si... esto fue como otros tantos incendios raros donde, después de descartar las causas fortuítas, se encuentra la caja de cerillas, jeje. Me acuerdo de aquel de Madrid de hace 4 años o así, en el que dijeron ver unas sombras en una ventana.

salu2!