miércoles, 4 de noviembre de 2009

Tablas de Daimiel

Las Tablas de Daimiel es un paradigma sobre la mala gestión que se ha hecho históricamente en el tema del agua. Situado en la provincia de Ciudad Real, tiene la consideración de ZEPA, Reserva de la Biosfera y Parque Nacional, desde 1973. Es tal su grado de deterioro que la UNESCO se está pensando el quitarle la consideración de Reserva de la Biosfera y la Comisión Europea le acaba de abrir un expediente a España, tras llevar cinco años seco el parque. Las Tablas de Daimiel son un humedal formado por las aguas desbordadas de los ríos Guadiana (agua dulce) y Gigüela (agua salobre), formándose la zona encharcada por la falta de pendiente.




Sin embargo la falta de sensibilidad medioambiental y la óptica desarrollista, propició que en 1956 se promulgara la Ley de Desecación de Márgenes del Gigüela, Záncara y Guadiana, no derogada hasta 1973 con su declaración como Parque Nacional. Durante esos años se desecaron muchas hectáreas de los márgenes, y se extrajeron sus aguas para canales de riego, afectando seriamente a las Tablas y a fenómenos tan característicos como los Ojos del Guadiana. La sobreexplotación llega por la puesta en marcha de 100000 hectáreas de regadío. La solución parece pasar a corto plazo por aportes de agua trasvasada del Tajo. A lo que se opone desde Murcia su director general de agua, señor Ródenas, como si el agua fuera suya y minusvalorando la gravedad de la situación, para él son prioritarios los frutales murcianos. Pero lo importante para asegurar su pervivencia sería recuperar lo máximo posible sus aportes naturales. Reduciendo las hectáreas de regadío. La situación es tal como se demuestra en el incendio bajo tierra de la turba. Cómo será de grave la situación para que hasta Puxeu diga que se está a punto de perder el parque.

No hay comentarios: