lunes, 9 de febrero de 2009

Carroñeros

En el asunto de Jánovas, han pasado casi cincuenta años desde las expropiaciones, sin embargo, sigue en las eléctricas el mismo espíritu y falta de sensibilidad. Sigue siendo esa maquinaria sin rostro, como las administraciones. Resulta del todo indignante, un nuevo atropello, desfachatez absoluta, la tasación fijada para la reversión de las propiedades a sus antiguos propietarios o herederos, varios murieron a los pocos años lejos de la vera del río Ara. No es casual que la ley de expropiación forzosa siga siendo la de 1954. Supone pagar treinta y cuatro veces más que lo recibido. Marisancho lo explica perfectamente en su blog, no sólo las razones morales, fuera de toda duda, sino también las legales, muy claras también. Una vez más los poderosos se saltan la ley sistemáticamente en su beneficio.





Cierto es que la reversión debe ser a precio actualizado, pero la ley recoge igualmente que se tendrá en cuenta si han sufrido menoscabo de su valor. Unas casas dinamitadas y cuarenta y cinco años abandonadas, es evidente que no están igual que cuando se dejaron, bueno en algunos casos había gente viviendo cuando los cascotes de otras cosas dañaban el tejado. Y unos campos que fueron ex profeso arrasados a punto de recoger la cosecha. Por decencia, Endesa, sucesora de Iberduero en la concesión, debería pagar la reparación de todo ésto, y luego hacer la tasación. Además la reversión es legal a los cinco años de no iniciarse la obra, el motivo de la expropiación, y continuadamente les ha sido denegada desde hace más de veinticinco años.



Este es una vez más el estado de derecho que los políticos remarcan y presumen de ello. Así que el sujeto Agustín Meseguer, de Endesa, debería saber todo ésto cuando habla de legalidad, porque ni eso cumplen. Un cínico que se permite hablar de evitar la especulación. Los que van a los ríos a destruirlos y convertirlos en canales de agua y tramos secos para sacarles el máximo beneficio económico. Sin importarles el medio ambiente ni las personas.

No hay comentarios: