miércoles, 11 de febrero de 2009

No les gusta

Se ven las cosas distintas cuando la justicia se aplica a unos que cuando va para uno mismo. Eso es lo que le ha pasado a Mariano Rajoy con Baltasar Garzón. Dicho sea que a mi éste juez no me gusta, principalmente por su afán de protagonismo y ser mediático. Poco menos que el guardián de la democracia española. No se pueden abarcar tantos asuntos y tan grandes. Mejor haría en centrarse en unos pocos.


Garzón ha pasado por el PP de ser alabando como garante del estado de derecho y de la lucha contra el terrorismo, a encabezar una persecución orquestada desde el gobierno. Resulta grotesco quién hace de la ilegalización de partidos un arma política y una manera de actuar. Ya no hay que dejar hacer a la justicia ni creer en ella. Para eso cuando estaban en el gobierno y nombraban magistrados afines conservadores.




Esto no es una trama del PP sino una trama contra el PP. El PSOE está
utilizando la justicia para eliminar al principal partido de la oposición.
Romperá el PP cualquier tipo de relación con justicia.


Una victimización que no tiene justificación, ni el nerviosismo que le ha generado. Quizá sea porque tienen algo que esconder o temen algo. Alguien que tiene tan poco clara la separación de poderes, que en el parlamento instaba, por decirlo fino, al poder judicial a tomar decisiones y aplicaciones de la ley.

No hay comentarios: