sábado, 1 de noviembre de 2008

Ruptura UPN-PP

Se rompió la pareja navarra de UPN y PP. Navarra no es una comunidad autónoma más. Por ser una comunidad foral, rasgo básico de la identidad navarra, aunque a veces les lleve a incongruencias como preconizar la igualdad de los españoles excepto ellos con sus fueros. Por el concierto económico. Por la posibilidad de incorporarse al País Vasco. Esta última cuestión en relación a la unidad de España, como las declaraciones políticas lo demuestran, y la tensión que provocó en su momento su discusión.

No es sólo que habría unido políticamente cuatro provincias de Euskal Herria, sino de representación política en la misma. Navarra quedó como un bastión del españolismo. Consiguió una importante cuota de poder político para la derecha. Es un reflejo del concepto de unidad de España. El lema de Navarra foral y española. Frente al nacionalismo vasco. También es reseñable la composición del parlamento vasco, la equidad de representación de las tres provincias, prima a Álava, dónde las fuerzas españolistas tienen más apoyos, y con menos votos sacan más escaños. Ahí no dicen nada de sobrerrepresentación.

UPN nace como reacción a esa disposición de posibilidad de unirse al País Vasco, desde la UCD. La descomposición de esta origina varios partidos de derechas en Navarra. Precisamente que vuelva a haber una escisión, puede beneficiar, romper esa unidad de acción. Veremos si se traduce en pérdida de escaños, más con la ley electoral actual, que favorece a los partidos grandes. A su vez la tesitura es difícil para el PP. Tiene que reconstruir el partido desde la base. Parece que UPN conservará la mayor parte de los votos, no sólo por la marca electoral, sino por el sentimiento foral navarro que representa. Tomando como referencia 1987, obtuvo 14 escaños, por 2 de la entonces Alianza Popular, contando que otros siete para otras fuerzas de derechas. A su vez sería curioso que por matemática electoral tuvieran que pactar.

Precisamente las críticas al pacto con el PSN y su abstención en los presupuestos, son las causas esgrimidas por Sanz para la ruptura. Junto a que luego se entiendan en Euskadi PSOE y PP. Las palabras de Sanz no dejan lugar a duda.

UPN garantizó la gobernabilidad de Navarra mediante
acuerdos con los socialistas para mantener el actual estatus de Navarra como
Comunidad Foral y evitar que triunfen las tesis nacionalistas vascas. El futuro
gobierno vasco podría cerrar la transición española al hacer que llegue el
constitucionalismo treinta años después a una comunidad que ha estado
permanentemente poniendo en jaque la unidad de España.

No hay comentarios: