viernes, 6 de junio de 2008

¿Por qué decimos no a la Expo?

Interesante texto de ZH2NO


Porque la EXPO es ESPECULACIÓN: Zaragoza es la ciudad que más incrementó el precio de la vivienda en 2006, saltando el 17% y duplicando prácticamente la media nacional. En algunos barrios la inflación acumulada de la vivienda desde la aprobación de la Expo sobrepasa el 30%.

Paralelamente a la Expo crecerá la construcción de viviendas de lujo cuando los espacios destinados a uso social están sobresaturados y se están produciendo recalificaciones de terrenos que aumentarán los de por sí, ya elevados precios de la vivienda.

Ello responde a la búsqueda de sacar partido urbanístico a unos terrenos que en los últimos años se han visto revalorizados con la construcción de la estación del AVE y del futuro puente del Tercer Milenio, que derivará una ingente cantidad de dinero público a las manos de las empresas que realicen las obras. El Ayuntamiento ha aprobado la exención del 75% del impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras para las constructoras adjudicatarias de contratas para la Exposición Internacional 2008.

Un ejemplo lo encontramos en los terrenos donde se está construyendo la Expo, pagados por
Ibercaja a cambio de los cuales recibió la jugosa concesión de parcelas en Arcosur para edificar vivienda libre y de protección oficial, cuando los barrios tradicionales de Zaragoza tienen un nivel de viviendas deshabitadas que, en algunos calles, llega al 50%, puesto que la población no crece.

La experiencia de las anteriores
exposiciones universales (y la de Zaragoza no lo es: es internacional, de segunda división, para entendernos) y la más reciente del Fórum de Barcelona, demuestran que estos eventos son ruinosos para las arcas publicas aunque, eso sí, muy rentables para constructores y especuladores urbanísticos.

Para más inri, parte de las viviendas zaragozanas destinadas a alquileres sociales irán a parar a trabajadores de la Expo hasta el fin del evento.

La EXPO es DESTRUCCIÓN: Talas indiscriminadas de árboles en el meandro de Ranillas, hecho denunciado por la Asociación de Vecinos del Actur, y en toda la ribera, que han dejado lugares como la Arboleda de Macanaz, prácticamente arrasados.

La ampliación artificial del río Ebro para convertirlo en una zona recreativa de pago, eliminando una de las pocas riveras silvestres que quedan en el país.

El
Azud del Ebro, proyecto construido sin tener en cuenta la fuerte oposición suscitada en colectivos y asociaciones vecinales, culturales y ecologistas, que lo han tildado de insostenible desde un punto de vista ecológico, económico, social, ambiental, legal y cultural.

Daños por la acumulación de toneladas de grava en el río Ebro que han llevado aparejado un dragado irresponsable, que se ha agravado por las obras para hacer pasar los barquitos de la muestra por debajo del Puente de Piedra, puente medieval cuya solera ha sido rebajada.

La EXPO son MENTIRAS: El proyecto de metro y tranvía permanece en el aire. Sólo se da una fecha aproximada para la primera línea de tranvía, que no será antes del 2011.

Ninguna de las actuaciones culturales y ambientales prometidas por la DGA está en obras un paso de la inauguración. Se habla de un posible comienzo para 2009. Las prometidas ayudas a otras subsedes como Gallocanta, Ejea o los balnearios se han evaporado por el camino.

El número de visitantes “potenciales” (ingresos por entradas vendidas) se ha calculado suponiendo que el 40% de los visitantes repetirá hasta seis veces.

La invención de supuestas “necesidades” de Zaragoza (necesidad de repercusión mundial, necesidad de nuevas viviendas, obras faraónicas tremendamente caras, centros comerciales…) cuando las verdaderas
necesidades de la población como son los problemas de movilidad, pobreza y exclusión social, contaminación, militarización y privatización de los espacios públicos o destrucción de espacios naturales, son ignoradas.

La EXPO es REPRESIÓN: Durísimas leyes “cívicas” que convertirán a Zaragoza en un estado policial. Sobre este aspecto cabe recordar la represión bestial que hubo contra la disidencia a la
EXPO de Sevilla en el 92, en la que hubo numerosos agredidos, deportados, contusionados y hasta tres heridos de bala, el comisario encargado de la represión en Sevilla estará también en Zaragoza.

Todo ello a parte de la ya dada por segura la permanencia durante 10 meses en Zaragoza de
5000 policías, a parte de la contratación de al menos 900 vigilantes privados, a mayor beneficio de las empresas de seguridad.

Silenciamiento sistemático de cualquier oposición al evento, tanto en la calle con retirada selectiva de carteles y pancartas contrarias a la expo y a la
especulación urbana. Silencio de los medios ante cualquier posicionamiento crítico.

La EXPO es DESPILFARRO: La Expo 2008 costará más de 800 millones de Euros en gastos sólo de obra pública (gastos de explotación aparte). Mientras, el Ayuntamiento de Zaragoza tiene un déficit de más de 5 millones de Euros.

A fecha de hoy aún no se han facilitado presupuestos detallados de la mayor parte de las obras y se ignora el salario que perciben los directivos del evento.

En este momento, el coste de la Expo ya ha aumentado en más de un 70%, en
proyectos absolutamente inútiles socialmente, como pueden ser un acuario gigante, un teleférico que no funciona con exceso de viento, una torre de 70 metros sin contenidos o costosas obras que luego se derribarán, como las fachadas de la Expo que costarán más de siete millones de euros y se tirarán tras la clausura del evento.

Además de esto, ayudas y beneficios económicos a las empresas que colaboren o publiciten la Expo (
Ibercaja, Cai, el grupo NOZAR o ARAMÓN). Por supuesto, todo ello pagado con dinero público.

Y la guinda del pastel: Toda esta inmensa inversión pública terminará por revertir a beneficio privado, puesto que la Expo será reconvertida en un parque empresarial de cuya venta se están encargando dos inmobiliarias privadas.

No hay comentarios: