jueves, 28 de febrero de 2008

Ley aparte

Aparte que a Biel le estén empezando a entrar las prisas por comprar los terrenos, como otros alcaldes monegrinos engatusados, va allanando jurídicamente la implantación de Gran Scala. Ahora ya no es necesario modificar la Ley de Juego de Aragón, sino que hacemos una ley aparte, a gusto de ILD. Así que hay una ley para Gran Scala y otra para el resto. Algo que ha indignado a la asociación zaragozana de jugadores de azar en rehabilitación, por razones obvias. Cosas así difícilmente pueden obtener los jerifaltes de ILD en otro lugar. Lo del PAR, cuando crees que no pueden ir más allá en descaro, lo hacen. Ven Aragón como su cortijo particular al que hay que exprimirle al máximo. Además, para dar fe de sostenibilidad, anuncia que sólo gastará entre 12 y 14 hm3 de agua, aunque no dijo de dónde pretende traerla. Sin estar de acuerdo con los planes de regadío sin una planificación convincente, es fácil imaginar el agravio de los que esperan el agua para regar en los Monegros, y que ven las facilidades de todo tipo a ILD. No es tanta el agua que se necesita. Una ciudad de 100.000 habitantes gasta del 12 a 14 hectómetros cúbicos al año, prácticamente lo mismo que lo que precisa para reglar dos hectáreas de maíz. ¿Cuántas personas trabajan allí, 50, 100? En Gran Scala se gastarán 14 hectómetros para 60.000 empleos. El mismo argumento de corte capitalista que emplean los trasvasistas, que un campo de golf es más rentable económicamente que la agricultura, Sin importar el perjuicio a terceros, se mira el dinero no a las personas. Aparte que a Biel se les escapa que no sería una ciudad convencional, con tanto campo de golf, zona verde, parques acuáticos y temáticos. Ahí está el ejemplo de Las Vegas que ha conseguido secar el río Colorado. Por no hablar de lo aventurado que es augurar que éste proyecto se va a desarrollar plenamente. También incluye una gran torre desde dónde se podrá ver el Pirineo. A lo mejor así podrán ver de dónde les viene el agua y quien una vez más se sacrifica.

No hay comentarios: