lunes, 9 de julio de 2007

Narbona impulsa Yesa

No por repetitivo, hay que dejar de denunciar, aunque sea desde las modestas posibilidades de éste blog, las barbaridades injustificables que se siguen cometiendo en Yesa. Hay que dejar constancia. A pesar de los problemas de estabilidad en la ladera izquierda se sigue adelante con la tramitación administrativa. Insisto en que si un día pasa algo, todos éstos (ir)responsables deberían de rendir cuenta de sus actuaciones, y lo normal sería que acabaran en la cárcel. Y por más campañas de desinformación que hagan los medios de comunicación y los gobernantes. Actuando de manera partidista y temeraria. Entre los informes que recomiendan una nueva Evaluación de Impacto Ambiental, están los del CEDEX, principal centro de investigación del Ministerio de Fomento, y de varios catedráticos. No se hacen caso ni a sí mismos. Porque Narbona y la CHE sacaron a información pública la modificación del proyecto inicial para adaptarlo a la cota media. Sin que sea precisa una nueva EIA, a pesar que no es el mismo proyecto, bajo el argumento de que con el anterior los daños eran mayores, sin tener en cuenta lo acontecido, es decir, la inestabilidad y los deslizamientos. Su aprobación hace ocho años fue ya otro disparate. Tampoco cuentan con los recursos judiciales pendientes, política de hechos consumados que tanto les gusta. Como lo que hacen en Bardenas, seguir aumentando el regadío para justificar el recrecimiento, sin que acepten soluciones como almacenar el agua en su territorio. Se considera que hay unas 10000 hectáreas ilegales de regadío. A las 55000 hectáreas iniciales, se han sumado 25000 en los últimos años, sin que casi nadie se haya parado a pensar en ello.

Regadío en las Bardenas


A pesar de su triunfalismo, propio de épocas pretéritas, la audiencia nacional aceptaba dos informes remitidos por el ayuntamiento de Artieda. Uno de la propia CHE sobre el deslizamiento de una ladera y otro del Tribunal Superior de Justicia de Aragón sobre las afecciones al Camino de Santiago. Narbona insistió en la celeridad que está llevando su ministerio para superar estos trámites. Trabajo, efectivamente, para que cuanto antes salga a información pública. Frente a los "catastrofistas" destacó los trabajos por la seguridad Que es en lo que se ha venido trabajando. Siempre cumpliendo con todos los aspectos exigibles y con las exigencias de seguridad.


Obviamente muchos están contentos. El presidente del Canal de Bardenas, Luis Ciudad, Ni al Gobierno ni a la DGA les interesa tener parado el proyecto. Tienen que darle salida. No se puede mantener el regadío en las condiciones actuales. Por supuesto sin reparar en porque ese ha llegado a esta situación. Con Yesa recrecido no habrá riadas en Zaragoza. La Ribera dormirá tranquila cuando Yesa se recrezca y esté regulado el río Aragón. Queriendo hacer beneficiarios a quienes no lo son, sólo lo son ellos. Curiosamente ahora sabemos que el río Aragón es el único que provoca inundaciones. Si revienta Yesa van a ver lo que es una riada. Recordando sus famosas declaraciones de 1999 sobre que iban a vender el agua sobrante. Si además la UE obligó a desligar Yesa del abastecimiento a Zaragoza. Más le valdría recordar que les pasó cuando subieron a Artieda con las actas de expropiación y ellos a deleitarse con el momento sádicamente.


Luís Ciudad




Otros felices no podían ser otros que el Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Aragón. Ven otra oportuniad de satisfacer su ego y su soberbia. Afirman que está garantizada la seguridad y que lo importante es que avancen las obras. En un comunicado que firma su decano, José Enrique Ocejo, hablan de Es un gran acierto y una noticia magnífica. Aunque para su desgracia y con total desfachatez, para ellos lo ideal habría sido la cota alta, esa que no alcanzan ni de lejos ni su inteligencia ni moralidad. Además de criticar la polémica judicial, se ve que están acostumbrados a conculcar derechos. Hay que estar orgullosos por acometer una obra de vanguardia y sin precedentes en España, dada su gran magnitud. Para remate, lo que decúia de su soberbia, hay que aguantarse mucho para no esperar que la obra se les caiga encima a todos los que la apoyan. Orgullosos de poner en peligro a miles de personas. Despreciable.

Ocejo

Frente a esta estupidez e irresponsabilidad, el alcalde de Artieda, Javier Jiménez. Seguiremos luchando contra el recrecimiento de Yesa, y cualquier alegación que se pueda recurrir ante los tribunales la recurriremos. No cambiamos de opinión, porque este proyecto nos parece ilegal, injusto e innecesario. Cuando el Ministerio de Medio Ambiente realizó la consulta previa sobre la necesidad de un Estudio de Impacto Ambiental, dijimos que sí que era necesario porque entendemos que bajar la cota no es un proyecto nuevo, sino que es una modificación del anterior. Sólo con el deslizamiento que se produjo en verano de 2006, sería necesario un EIA nuevo. Necesita un estudio más serio y más riguroso que el que se hizo, informe del que también denunciamos las formas en que se elaboró. Los trámites de realización del estudio fueron "una chapuza, y se hicieron aprisa y corriendo para aprobarlos cuanto antes. El primer informe de impacto ambiental, "lo realizó el Colegio de Geólogos de Madrid, ni siquiera el de Zaragoza. Dicen que los informes que hacen son independientes, pero siempre acaban diciendo lo que quiere la administración, muy sospechoso". Existe un estudio del año 1993, del profesor Antonio Casas, que aunque estaba hecho con datos muy básicos, anunciaba que se podía producir un deslizamiento. Se iniciaron las obras y la ladera se movió. Ahora se intenta echar tierra encima para acallarlo cuando hay gente que opina lo mismo que él. El mismo proyecto inicial de Yesa reconoce que podría haber deslizamientos en la zona, justo donde se produjo, y si se produjese un sismo, porque estamos en el Pirineo, una zona con movimientos y de riesgo, y si al seismo le unes el embalse recrecido esto podría originar un deslizamiento mayor. Todos los informes hechos con posterioridad al deslizamiento de tres hectómetros cúbicos de la ladera izquierda del embalse, se refieren a esos tres hectómetros cúbicos que se deslizaron, pero no se analiza el resto de la ladera, en la que también podrían existir riesgos de deslizamiento de tierra. Para nosotros es una aberración lo que está haciendo la administración con estos informes. Queremos estudios serios y rigurosos. Es necesario un nuevo EIA y lo seguiremos pidiendo.

No hay comentarios: