viernes, 6 de julio de 2007

Más de lo mismo

Constituído el nuevo gobierno aragonés, o mejor dicho reedición del mismo. Sigue esa impronta de languidez tan propia de Marcelino. Más de lo mismo. Dejar pasar los problemas en vez de afrontarlos. Presumir de lo poco que se hace. Confundir conformismo con estabilidad. Ya tiene en la DGA y en el ayuntamiento de Zaragoza. Ese gran amor, al que dio oxígeno hace cuatro años haciendo una alianza contranatura, en teoría, y haciendo caso omiso de lo dictado en las urnas, que con desfachatez anunciaba esta campaña que haría caso, ¿por qué no hace cuatro años? quizá el panrama sería ahora distinto.




El gobierno sumiso a lo dictado desde Madrid, presumiendo de estatuto y españolidad, convirtiendo ésto en delegación colonial, más de lo que es. Sumidos en la autocomplacencia. Ahora vamos a ver la cara verdadera del estatuto que han tratado de ocultar, por ejemplo en algo vital como la financiación, evidentemente si no es buena no se puede prestar los servicios como es debido. Con el apocamiento para no afrontar proyectos por los que pueda ser señalado como parte de los proscritos y de nacionalista radical, no español por supuesto, como la ley de lenguas que no ha hecho en ocho años y que luego dijo que por el momento en Cataluña por el estatut no era adecuado, por eso comentado, como si la política catalana tuviese que interferir en la aragonesa. Es un ejemplo de multitud de leyes y proyectos que cada año promete Marcelino en el debate del estado de la nación. Como la ley de la Montaña, donde se menospreció la iniciativa legislativa popular. Al hilo de esto seguirá la destrucción de nuestras montañas, gracias a monstruos como ARAMON y a labor demoledora del PAR, por algo llegaron a pensar en deshacerse de la consejería de Medio Ambiente, dada la atención que le prestan si no es para destruirlo.




Marcelino debería reflexionar porque en una comunidad dónde nunca había pasado en la elección de un presidente, le ha votado en contra toda la oposición. Claro, él se queda con que nadie ha sido elegido ni dos ni tres veces. Cuando el sabio señala a la luna, sólo el necio se queda mirando el dedo. Incluída su antigua socia IU, cuya actuación en Aragón merece comentario aparte. Preocupante la buena sintonía que parece existir entre Alcalde y Marcelino, siempre que ha sido así, ha sido nefasto para los intereses de Aragón.


Penica de país.

No hay comentarios: