lunes, 14 de mayo de 2007

Los informes de Narbona

A pesar de los informes y las advertencias de los geólogos, Narbona, con tozudez, sigue insistiendo en el recrecimiento de Yesa. Todo esto parece una huída hacia adelante. Con el agravante no ya de los daños que de por sí ha ocasionado y ocasionará el embalse de seguir así, sino que hay un claro riesgo para la vida de las personas que viven próximas a la presa. Esto es inadmisible en un gobierno democrático. La última vez que el gobierno no hizo caso a los geólogos en Aragón, fue por el tema del AVE, la prepotencia de Cascos y su autocomplacencia del mataurogallos, ahora estamos viendo las consecuencias de ello. Ojalá esta vez las consecuencias no sean visibles. No les ha valido las grietas del año 2003, las de hace menos de un año, advertencias claras de la naturaleza.


Gráfico de El Mundo sobre el deslizamiento



Es más, el gobierno lo sabía de antes, en un ejercicio de ocultación de la información propio de una dictadura. En octubre de 2002 constató el aumento del riesgo sísmico en Yesa, al aprobar la última Norma de Construcción Sismorresistente. Cataloga con riesgo sísmico a cinco de los seis pueblos ribereños aragoneses. Artieda, Mianos, Los Pintanos, Undués de Lerda y Urriés. Más el ya catalogado así, Sigüés. En el resto de municipios tanto navarros como aragoneses, se aumentaba el grado de peligro. En septiembre de 2004 se amplió al sur la zona susceptible de sufrir terremotos de intensidad igual o mayor de seis, el máximo es ocho. A pesar de todo ello,en febrero, la propuesta de CHA en las cortes aragonesas de paralización inmediata, no ha prosperado. Sobre estos diputados caerá la responsabilidad de lo que pueda suceder. Marcelino, como buen político, sabe más que los expertos en el tema No hay posibilidad de que se produzca una ola. En las grandes obras siempre surgen algunos problemas sobre los que hay que estar pendientes. El terreno no alcanzaría velocidad. Obvia decir la fatal combinación entre riesgo sísmico, inestabilidad en la ladera y recrecimiento. Como apunta Luís Solana Lo que parecía un medio, hacer un pantano para cubrir unas demandas, se ha convertido en un fin en sí mismo.



Ladera izquierda de Yesa


En marzo los desplomes son de hasta 5 metros de ancho y 2 de alto, y las grietas de hasta 5 metros de profundidad. Datos facilitados por la asociación Río Aragón y el geólogo de la universidad de Zaragoza Antonio Casas. Junto a material gráfico. Amenazando 7 millones de toneladas de tierra con desplomarse sobre el vaso del embalse. Como cortina de humo, el gobierno anunciaba el plan de restitución, ese catálogo d eactuaciones que ya deberían estar hechas hace tiempo, y que van ligas ineludiblemente a aceptar el embalse. Un chantaje. 16 millones de euros para el entorno de Yesa. Con carreteras (la actual nacional la inundan con el recrecimiento), depuradoras, regadíos (las 1200 has que perecieron con el embalse, faltaría más que los que viven al lado del río no puedan regar y sí lo hagan a decenas de km al sur) y lo mejor de todo, recuperación arqueológica, inundan aún más y quieren recuperar. ¿El Camino de Santiago por ejemplo? Históricamente las gentes egoístas y de pocas luces, aún criticaban a los afectados y les decían que ya les habían compensado bastante.

Antonio Casas



En visita a Zaragoza, la propia Narbona asegura la seguridad de la obra. Sacado de Heraldo del 9 de marzo. Las obras siguen con todas las cautelas y con todas las garantías necesarias. No existen riesgos en su entorno, además de que se trabaja para que no existan nunca. Pese a todo ello se ha encargado un informe complementario. A lo mejor va de cuantos votos saca por seguir con este empecinamiento. Entre las bardenas y Zaragoza y su entorno, asociándolo a la Expo y al abastecimiento. Cuando es innecesario para ello, y además la UE obligó a desligarlo de este proyecto para que tuviera financiación. Ahora lo incluyen torticeramente. El informe lo encarga al Colegio de Geólogos, Casas no debe ser de su confianza, los de Madrid sí. Ayudará a definir correctamente todas las medidas necesarias para hacer frente al deslizamiento que se ha producido. Es bueno contar con la opinión de expertos como complemento a la buena labor y buen criterio de los técnicos del Ministerio. En el caso Yesa los antecedentes indican todo lo contrario. Además sacó la cara por la buena labor de la CHE, a pesar de su ocultamiento de lo que había pasado. Las obras se deben hacer teniendo en cuenta el máximo numero de opiniones de expertos y tomando medidas que den absoluta prioridad siempre a la seguridad de los bienes y de las personas. Si crees esto paraliza la obra y descarta el proyecto.




El informe de Narbona vio la luz a primeros de mayo. Indica En la situación actual no existe riesgo de que el deslizamiento llegue a afectar a la presa ni de que se produzca por su causa un desbordamiento en el embalse. Lo qie quieren oir los pantaneros. Aún así es significativo que indique la necesidad urgente de aplicar medidas correctoras para estabilizar el terreno afectado. Se contradice con el optimismo inicial. Coincide con la CHE en la bajada del nivel del agua como la causa de lo ocurrido. Alentado quizá por ello, Alonso, en terreno propicio, Ejea, insistía en que no hace falta hacer una segunda declaración de impacto ambiental. Total el embalse es menor, y no se hacen más daños. Teoría ridícula, un nuevo proyecto exige una nueva DIA. Pero todo sea por agilizar las obras o dar esa sensación. Además según el informe pericial, fue declarada irregular y por tanto no válida la DIA anterior. Pero acostumbrados a tanta irregularidad. El informe del profesor de arte mediaval Bernabé Cabañero, de la universidad de Zaragoza, a petición del TSJA, es concluyente respecto a la afección al Camino de Santiago.

Yesa desde el Camino de Santiago



Alentada igualmente Narbona ante dicho informe, curioso el grado de credibilidad y la interpretación que se da a uno y a otro. Los deslizamientos no son algo excepcional, sino que se producen en todas las obras públicas, dependiendo de la calidad de los terrenos y de otros factores. En este caso la sismicidad e inestabilidad. Hay diferentes grados de gravedad en estos deslizamientos. Más si lo dice el ingeniero de la presa, que en absoluto se arrepiente de lo que hizo ni en arruinar el valle. Todo este empecinamiento cada vez es más difícil de comprender.

http://diagonalperiodico.net/article3342.html

No hay comentarios: