sábado, 15 de octubre de 2011

Fin del dispendio olímpico

De las pocas cosas sensatas que se le están viendo al gobierno PP-PAR en Aragón. Una idea absurda y para mantener asalariada a un buen grupo de personas con el aval de jugar con la ilusión de la gente. A la que como es habitual en estos casos solo se le cuentan lo mucho que va a beneficiar a la economía, la creación de puestos de trabajo y promoción internacional y lo bonito que sería celebrar unos Juegos Olímpicos de Invierno. Sobre todo en una ciudad con la tradición de Zaragoza en deportes de invierno, a la que se quiere sumar a Jaca para aportar un mayor volumen poblacional y de recursos. Como si hiciera falta traer cosas así para realizar obras, parece que no se ha aprendido de la Expo 2008, pero obras necesarias y ajustadas a lo que necesita la población, no al interés de las constructoras e intereses económicos especulativos y capitalistas.

Por eso el anuncio realizado por Bermúdez de Castro me parece una buena noticia y que la charlotada ya ha durado demasiado. Aunque me da que el anuncio sea más porque realmente no hay forma de financiar el tinglado, según se desprende de la auditoría, y no por convencimiento. No menos ridículo me parece que se celebrara en Barcelona y cogiera el relevo, ahí bajo la tontería de celebrar juegos de verano e invierno y azuzando los recuerdos del 92. Un interés el de Barcelona que una vez más ha servido para reavivar la estúpida rivalidad con Cataluña y los sentimientos anticatalanes. Que de todo hay quien intenta sacar tajada. Tan fuera de lugar me parece en un sitio como otro y en un estado español con tan poca tradición en deportes de invierno.

No hay comentarios: