miércoles, 18 de agosto de 2010

Visiones de Yesa

Resulta significativo ver las diferencias que en escasos kilómetros puede suscitar el aprobado de la DIA de Yesa. Hace pensar un poco sobre la sociedad y hasta que punto nuestro beneficio importa por encima de los demás. Viendo las diferentes reacciones. No hablamos de los regantes en esta ocasión. Observando la resignación, la lucha y el interés.

De la postura de lucha incondicional de Artieda, con vecinos que ya vivieron el desastre del embalse actual. A la postura más cómoda, humanamente comprensible, de luchar por compensaciones y no contra el gigante administrativo. Con la reducción de la capacidad ya no les afecta la obra y ponen a Sigüés de ejemplo. También interpretable como compra de voluntades a cambio de migajas del presupuesto. Mientras que la postura insolidaria se ve en Navarra. Piensan que les trae riqueza y apenas les afecta, aún querrían más compensaciones, ¿cómo las quieren si apenas se ven afectados? Claro, que algunos no parecen darse cuenta de que en caso de que reviente serían los primeros en desaparecer del mapa. A los que no prestan atención indirectamente están también haciéndoles un favor.

No hay comentarios: