domingo, 25 de octubre de 2009

El catalán no es lengua propia

Eso opina Hipólito en otro de sus magistrales artículos de opinión, tan bien fundamentados. Es penoso que alguien que ha sido presidente de Aragón y representante en el congreso español, muestre este desconocimiento del país, por no decir que es una estrategia planificada. Porque lo suyo es reiterativo.

El catalán es una lengua respetable como las demás pero catalana de origen, no aragonesa.

El castellano tampoco es de origen aragonés, y nadie duda que sea la lengua materna de la mayoría de aragoneses y un acervo cultural. El propio Marcelino Iglesias afirma que en la Franja se hablaba catalán un siglo antes que en Barcelona. Es la lengua materna de él y varios miles de aragoneses desde hace generaciones. ¿Cómo no va a ser la lengua propia de ese territorio? La absurda catalanofobia lo hace posible. Además lo pone claro el estatuto (artículo 7) que emana de la constitución que tanto le gusta citar, incluyendo la creación de una ley de lenguas. Aún tiene la desfachatez de citarlo para probar sus pseudoargumentos.

El catalán, como cualquier otra lengua ajena y minoritaria, no debe gravar más el gasto público que soportemos los aragoneses. Todos los españoles nos entendemos sin dificultad alguna en la lengua común y universal que además, hablan en el mundo unos 400 millones de seres humanos. No derrochemos pues, ni tiempo ni dinero en esfuerzos que sería útil aplicar a otros saberes. Encima, no está el horno para bollos.

El párrafo entero es de vergüenza ajena. ¿Ajena a esos miles de personas que la hablan? ¿O es que no son aragoneses? Para hablar de gasto público podemos hablar de los grandes proyectos del PAR, cuánto valen y qué rentabilidad dan, o de la cantidad de empresas públicas que han creado para tener colocados a sus amigos. Es de un gran cinismo y a la vez un gran desprecio. La lengua del imperio. ¿Por qué no habla en inglés que se entiende aún más gente?


Sigue con otro párrafo nauseabundo, donde se le ve el plumero por si faltaba algo, al calificar el catalán como lengua menor. ¿Qué es una lengua mayor? ¿la que tiene más hablantes? A mí todas me merecen el mismo respeto. Para azuzar la catalanofobia con teorías de conspiración imperialista y mezclándolo con los bienes de la Franja, donde la Iglesia tendrá algo que decir para que se cumpla la sentencia. De los bienes aragoneses en Salamanca o Madrid prefiere no decir nada. Ni del trato de los sucesivos gobiernos españoles a Aragón.


Luego hace una interpretación sui generis del artículo 7 del estatuto.

Esas lenguas (recuérdese, "propias") no son aquí, más que dos: el español común (en creciente universal e incomparable) y el aragonés en desfallecimiento.

Ah, que el castellano, él lo llama español, sí que es propio de Aragón. A pesar de introducirse en el siglo XV con la entrada de la dinastía castellana de los Trastamara. Motivo a su vez del declive del aragonés. Eso sí, que el catalán se hablara antes que el castellano no le parece razón suficiente. Como no la lengua incomparable del imperio.


El estatuto no cita al catalán, ni al aragonés ni al castellano. Ni al fragatí, ni al maellano. No es argumento la dejadez y cobardía de los redactores del estatuto. También le parecerá que el aragonés común atenta contra las modalidades de los valles pirenaicos. O las normas de la Real Academia Española de la Lengua contra las diferentes hablas del castellano.

No hay comentarios: