miércoles, 25 de febrero de 2009

Canal Roya

Hace tres años la Plataforma en Defensa de las Montañas de Aragón, presentó una Iniciativa Legislativa Popular, respaldada por más de 30000 firmas, el doble de las necesarias. Un cauce de participación democrática por la ciudadanía habitualmente despreciado por los políticos. Este caso no fue distinto y ni siquiera fue tenida en consideración. En cambio vemos la agilidad y rapidez con la que están tratando la ley de juego para Gran Scala. Un ridículo Marcelino Iglesias afirma desde hace tiempo, que las actuaciones en el Pirineo sólo afectan al 0,32% del territorio. Si no es ese porcentaje, sino el impacto en el entorno, que no sólo es donde construyes, sino alrededor. A su vez Boné comanda la actuación destructiva de ARAMON, con la ampliación o creación de estaciones de esquí sin ningún criterio, en lugares de alto valor ecológico. Fomentando el monocultivo de esquí y dar sólo una opción de futuro, con la coartada de invertir en zonas que lo necesitan. Todo ello asociado a grandes proyectos urbanísticos. Copiando lo peor del desarrollismo levantino. No entienden la montaña como un paisaje identitario, ni para el disfrute, ni para otra clase de explotación económica más respetuosa con el entorno.

La Canal Roya desde el Anayet (Foto: fam.es)



El proyecto de unir las estaciones de esquí de Astún y Formigal entra en todo lo anterior. Amenaza la zona de la Canal Roya, que debería estar dentro del futuro parque natural del Anayet. ¿Qué previsiones tienen sobre las precipitaciones de nieve y de visitantes? ¿Cuáles son las políticas que siguen en otros países europeos al respecto? Una apuesta por la cantidad y la masificación, no por la calidad. Lo peor de estas actuaciones es que suponen un daño irreversible en el medio. Si sale mal no se puede volver a la alternativa respetuosa, porque el medio ha quedado destruido.

2 comentarios:

george viii dijo...

Hombre, unir estaciones de esquí es un tema importantísimo, jaja!

Alejandro dijo...

Hola george, gracias por el comentario. Los desmanes ecológicos por aquí son uno tras otro.

Saludos.