jueves, 7 de febrero de 2008

Biel plantea un trasvase desde la desembocadura

Sorprende la declaración de Biel, aún estando en tiempo de campaña electoral, más cuando hablamos de alguien ladino, que no hace nada sin la certeza de sacar un beneficio. Porque es un golpe directo a la línea ideológica del PAR, siempre opuesto a cualquier trasvase. La únicas explicación plausible es un acercamiento al PP, en previsión de futuro, a pesar de lo bien que le va con Marcelino, al que ha dejado patidifuso con sus declaraciones en Valencia, intentando desmentir y matizar, y más aún a Torpedo Boné, que no sabe qué hacer ni qué decir. O decir lo que el auditorio esperaba oír. Dando una imagen acorde a lo que esperan y traicionando a los aragoneses, si nosotros no somos los malos, son los otros, los catalanes, manejando conceptos simples como sobra-falta. Obviamente en Levante se ha recibido con alborozo, pues esperaban algo así para reafirmar su trasvasismo y su españolismo.



Su idea es tan demagógica como delirante. En un acto organizado por Aragonex en Valencia, éstos merecen comentario aparte, se desmelena. La posibilidad de captar aguas en la misma desembocadura del río, una vez que llega al Mediterráneo, cuando aún no ha adquirido la salinidad propia del mar, para trasvasarla al arco levantino. Esa opción nunca generaría derechos concesionales que hipotecaran el uso en Aragón. Por mucho que diga, si coge el agua en la desembocadura, va a trasvasar agua salada, porque la cuña salina penetra a 40 kilómetros de la desembocadura, por la falta de aportes. Esa opción tampoco eliminaría la necesidad de regular en las cabeceras de los afluentes, por más que crea que es para uso de Aragón. Son precisamente cosas como la cláusula de reserva de 6550 hm3 la que da la impresión en el exterior de apropiación del río, cuando en realidad son ríos aragoneses afluentes del mismo. Digno de cualquier político trasvasista levantino. Hay que buscar una solución bilateral entre las comunidades del Ebro y Levante. Lo que hay que buscar es aplicar las soluciones alternativas que ya hay, no mirando el agua como mero valor económico. También sería deseable que antes de hablar pidieran perdón por llevar años insultando a los aragoneses. Y que el propio Biel cogiera el ejemplo para Aragón, y no la pantomima de la Comisión del Agua.

No hay comentarios: