domingo, 16 de diciembre de 2007

A vueltas con el trasvase

Nuevamente Ricardo Costa, habla en su estilo sobre el trasvase. Al calor del rechazo del Tribunal Constitucional al recurso aragonés contra el estatuto valenciano. Nada nuevo, eso sí, el trasvase es constitucional y es un argumento, pero no lo es para pagar la deuda tributaria, otro ejemplo de cómo se usa al interés político. El Tribunal Constitucional ha dicho que el trasvase del Ebro está dentro de la Constitución. Mariano Rajoy, lo ejecutará cuando sea presidente del Gobierno de España. Siguió con el mismo discurso. Reclamo seguridad, infraestructuras y agua, mucha agua, porque el PSOE empezó esta legislatura derogando por decreto el trasvase de aguas del Ebro, continuó su cruzada con el Júcar-Vinalopó y siguió el Tajo-Segura. Al tema de seguridad supongo que se referirá a la ciudadana, que no sabe de la seguridad en Yesa e Itoitz, no creo que se refiera a esa. También s ele olvida la forma de aprobarlo que tuvieron ellos, mientras que la derogación vino apoyada por varios partidos políticos. La política de trasvases no tiene sentido en un contexto de disminución de las precipitaciones.

Ricardo Costa


La simplicidad de argumentos provoca sonrojo. Porque nunca han demostrado que sobre, salvo con datos de hace décadas, por no hablar de su concepto de solidaridad. Presentaron un recurso a una parte de nuestro Estatuto que decía algo tan lógico como que, siguiendo el principio de solidaridad, el agua que sobra en España vaya a donde falta. Argumentos simples para provocar reacciones emocionales. Aumentando el grado de desfachatez. Cómo es posible María Teresa Fernández de la Vega, diga que está satisfecha con que el Estatuto valenciano sea constitucional cuando fue ella la que derogó el trasvase del Ebro firmando el decreto que dejó a los valencianos sin agua. No se puede exigir lo que no es tuyo, y el agua del Ebro no es tuya, pertenece sobre todo al ribereño, dentro de un patrimonio fluvial de todos, pero para disfrutar, no esquilmar. Tras rechazarse el recurso, llega el Gobierno de Aragón y dice que lo mejor para evitar el trasvase es que en Aragón no sobre agua y nos llama periferia irredenta. Desde la periferia irredenta, los valencianos pediremos todos los días el agua del Ebro que nos merecemos por derecho y por justicia aunque nos insulten. Sin estar de acuerdo con las políticas del GA, ahí tiene razón. ¿A qué derecho se refiere? Debe ser el que canta la Ronda de Boltaña, Que lo tuyo es de todos....Y lo suyo, ¿de quién?. Cuando compartan los beneficios del turismo, que hablen. Además se siente insultado, el que pertenece a un partido que nos dedica a los aragoneses adjetivos como egoístas o insolidarios. Justicia es la que están esperando los afectados por obras hidráulicas, de las que nunca habla. No deja de sorprender la desfachatez y el cinismo de ésta gente.



Para acabar, aporta datos falsos, debe ser una consigna. Cuando Mariano Rajoy sea el presidente de España habrá agua del Ebro para la Comunidad Valenciana, porque en el PP defendemos lo mismo en todas partes. Claro, el agua del Ebro debe abastecer a toda España, es lo justo. Por eso su partido ha defendido en otras autonomías competencias que no ha defendido en Aragón. El Plan Hidrológico Nacional establecía para el Delta del Ebro una reserva estratégica de agua de 6.550 hectómetros cúbicos y todos los años se vierten al mar 12.000. ¿Confunde el Pacto del Agua con la reserva para el Delta? por que da la misma cantidad. Sólo estamos pidiendo 350 hectómetros cúbicos de esa agua. Si quiere agua salada está en su derecho, sólo falta poner una desaladora, ejemplo claro de manipulación de datos para atacar al otro, por que no dice que la cuña salina entra hasta 30-40 kilómetros de la desembocadura.

No hay comentarios: