viernes, 28 de septiembre de 2007

Pedir con disimulo

Trasciende que el pabellón valenciano que les representará en la magna Expo 2008, pedirá agua pero sin citar el trasvase. No deja de ser una provocación, pues son ellos quienes piden y exigen, que no es lo mismo que promocionarse. Pero por otra parte va en consonancia con la destrucción que hace la Expo. Se adecúa a los contenidos, a los reales, a los que venimos viendo, la destrucción. No el desarrollo sostenible que se queda en la teoría, para tener satisfechas a las masas que no miran más allá. El trasvase, aunque se pida de manera encubierta, es sinónimo de destrucción, aún mayor que la que ha hecho la Expo. Sí. Pero el espíritu y la idea es la misma.

No hay comentarios: