viernes, 31 de agosto de 2007

Los restos del puente

La Expo 2008 y que pasen barcos por el Ebro, es más importante que la conservación del patrimonio. Esto resulta aún más molesto en una ciudad con tanto arte, historia y patrimonio como Zaragoza, más si te pones a excavar, como le sha pasado con el dragado del río y el rebaje del puente de Piedra, dónde han aparecido restos que la DGA ha obligado a conservar parte de ellos, pertenecientes al siglo XVIII. A pesar que quien hacía la obra era quien contrataba a la persona que hacía la valoración de los mismos. Con directores de patrimonio como Jaime Vicente, podemos estar tranquilos. El proyecto de navegabilidad, es una obra que no perjudica en absoluto al puente, sino que le aporta mayor seguridad y lo enriquece. A pesar que este rebaje sea necesario para que pasen unos barcos de mayor calado que los previstos en el proyecto inicial, sin que nadie haya explicado este cambio. Además justifica la obra por ley Obliga a garantizar su utilidad, mantener su historia, pero no dice una palabra de no poder tocar estas construcciones. Una cosa es tocar para conservar su buen estado y otra es ésto, la argumentación es ridícula. Son tan diligentes en la obra, que retiran los restos sin para de excavar el canal. Qué ingenio. Lo importante es lo importante. Han conseguido desvirtuar la imagen del río, llenarla de isletas, diques, no dejar un árbol sano en sus riberas, y amenazan con más. Todo ello en nombre del desarrollo sostenible que propugna la Expo, que hace tiempo que perdió el benficio de la duda y la espera razonable a ver por dónde tiraba.


Boné sin dar ninguna explicación, petición cursada por CHA. Mientras la gente cruzaba el río a pie, medio metro de cauce, el que estiman mínimo del caudal ecológico. Pobre Ebro. ANSAR anunciaba que en una situacióna sí, el canal del dragado se tragaría todo el caudal, secando muchas zonas. La defensa de la salvajada y la desfachatez, viene por la concesionaria de los barcos, parte neutral y no interesada, Turismo Ebro Fluvial. Por su director técnico François Guisan El proyecto para hacer navegable el tramo urbano del cauce es fantástico y ecológico. No aclara para quién lo es. El dragado es una obra menor, afecta únicamente a dos o tres puntos de bajo calado, ya detectados en el propio pliego de condiciones del concurso. No presenta ningún tipo de problema. No queremos imaginar las consecuencias de no ser una obra menor. Ni dice porque no respeta el calado de los barcos en el pliego original, por el que se justifica para ésto. El transporte fluvial de Zaragoza es un hito que convertirá a la ciudad en un ejemplo único a nivel europeo. Seguramente de lo que no debe hacerse. El transporte fluvial de Zaragoza será el primero de Europa en calidad, ya que ninguna otra ciudad tiene en estos momentos un servicio en sus cauces que no consuma ni una gota de petróleo. Se deberían alegrar de contar con un transporte ecológico. Destroza el río y le debemos dar las gracias. Muestra su carácter antidemocrático al no gustarle que se debata la cuestión. El azud todavía se encuentra en construcción y el dragado está pendiente, por lo que más vale esperar. Si aun así hay problemas después, ya veremos. Hablar ahora es especular sin sentido y perder el tiempo. Es querer evitar la destrucción antes de que sea irreversible, la política de hechos consumados. Si luego no se puede navegar, ¿que va a decir? ¿Va a ponerse él a repoblar los árboles talados?

Foto ANSAR


Una cosa es limpiar el río y otra ésta. Desfigurarlo hasta hacerlo difícilmente reconocible. Dejándolo en un estado que causa pena y congojo. Motivos para un intento heroico de defensa del río por parte de los ecologistas, aunque finalmente no se ha podido evitar, se deja constancia, que es importante, no hay conformismo, ni resignación, ni se aceptan las cosas como inevitables. Esta vez no s eha ganado pero se ha dejado el legado y la semilla para el futuro. Primero con una sentada, ante la inflexibilidad del ayuntamiento personificada en el señor Catalá, que tendrá que hacer frente a la queja ante la UE. Esa costumbre antidemocrática que están cogiendo los poderosos de o se hace las cosas como digo yo o nada, el pensamiento único, quien se opone es un radical opuesto al progreso. El señor Catalá, alcalde en funciones, se cubró de gloria Protegemos el puente, porque la solera está abierta, destrozada por dentro. Con el rebaje se va a sanear. La idea que tienen los ciudadanos es que el Ebro sea navegable. Y lo vamos a hacer sin romper ningún puente y sin cargarnos la historia. Lo demás es una visión alicorta y pueblerina, y esta ciudad tiene 600.000 habitantes. Sin comentarios.




Al final la acampada se desalojó pacíficamente dos días después, por la Policía Nacional, con la presencia de decenas de personas que fueron a apoyar a la veintena de acampados. Los bomberos, ante la ineficacia policial, fueron increpados desde el puente, tuvieron que rescatar a dos activistas situados en una isleta del río. Que trabajen, no se les iba a poner fácil. El rescate se hizo en lancha motora, con un policía acompañando con chaleco salvavidas, dada la profundidad del cauce, a lo mejor no sabía nadar. Para mayor seguridad se hicieron dos viajes. Desde el ayuntamiento Antonio Becerril decía lo siguiente respecto a la petición de CHA de un informe de impacto ambiental Es una zona que no necesita de ese informe y que si lo fuese las demás instituciones ya lo habrían exigido. Sobre todo viendo su preocupación mediambiental. Además hay que darles las gracias por destrozar el río, aunque ellos entiendan todo lo contrario, quizá subyace la idea de dominación de la naturaleza. Paralizar las obras supondría tirar por la borda los cientos de millones que se han gastado en la recuperación de las riberas, para disfrute de los zaragozanos y no utilizar un magnífico río para el que no hay ninguna afección. Sin más. Si además Expoagua no iba a hacer catas, ya había un arqueólogo vigilando, contratado por ellos, y biólogos para ver si quedaba aún ejemplares de margaritífera auricularia, después del trabajo de destrucción de las riberas. Según los biólogos Si encontráramos un solo ejemplar del mejillón del Ebro el proyecto de la navegabilidad por el puente de Piedra no podría seguir adelante. Je.

Becerril

Siguiendo el estilo de todo este disparate, la empresa concesionaria del dragado, no cumple con el pliego, según CHA, empezando por usar dos barcos de mayor calado de lo que permite el río. Dantesco espectáculo el del bombeo de agua para secar el río. Todo en nombre del capricho de los barcos y el desarrollo sostenible. hasta para derribar el club Naútico hay que talar más árboles, que molestaban. Aunque como anunció CHA sólo sea navegable durante la Expo, y requiera dragados anuales. Y lógicamente más protestas. Nada se respeta. Con un encadenamiento simbólico en la arboleda Macanaz, por la tala de árboles. Mientras todo esto ocurre, muchos zaragozanos asiten complacidos, henchidos de un falso orgullo por una Expo destructora.

No hay comentarios: