martes, 26 de junio de 2007

Trasvase razonable

Quizá alentado por su falta de solidaridad y avaricia, y por una cierta ambigüedad del Gobierno, el líder del PSOE valenciano, Joan Ignasi Plá, reclama lo que él llma un trasvase razonable, que entronca directamente con el comentado trasvase consensuado de Lanzuela. Los que cambian de la táctica del insulto a una moderación verbal diciendo lo mismo. Cínicos. Se creen que untándolo de vaselina lo van a lograr. Cuando no lo han intentado antes que tenían el poder. Igual que los que vienen modosamente pero con el mismo propósito colonial. Claro, que Plá no sabe por donde le da el aire, ante el incontenible poder del PP en Levante con su propuesta trasvasista, trata de hacer lo mismo pero con otras palabras.









Plá



Quizá se vea auspiciado por la reforma de la Ley de Aguas, que prevé facilitar los trasvases entre concesionarios de aguas, anulando la prohibición de interconectar cuencas. Prevé crear un armazón jurídico para trasvases de carácter público. Da al Consejo de Ministros la potestad de Acordar la constitución de bancos públicos de agua y de autorizar transferencias de pequeña cuantía dentro de los límites establecidos por el PHN.



Joan Ignasi Pla, defendió el trasvase durante el debate de investidura. Ofreció al PP, por su respeto en el tema a Aragón Abrir un espacio de diálogo franco y sincero con el Gobierno de España, Cataluña y Aragón para lograr un trasvase del Ebro razonable y aceptable desde el punto de vista social, económico y ambiental. Lo de franco es por algo. Todo esto que ofrece es incompatible con el trasvase e insistir en las viejas políticas hidráulicas. No tiene justificación y por tanto su argumentación es estéril por los argumentos ampliamente comentados. Debería ser más valiente, pensar menos en el electoralismo y ofrecer una alternativa creíble. Pero ésto también es imposible. Su posición es ridícula. Vamos a expoliarte, pero lo haremos con educación. El acuerdo y el pacto deben sustituir al enfrentamiento y a la manipulación. Deberían aplicárselo efectivamente, y los políticos aragoneses también en política hidráulica interior, pero es otra historia. El consenso entre las cuencas cedentes y las que puedan recibir agua, es la única vía para hacer posible la utilización real de este instrumento. Maneja conceptos erróneos que le incapacitan para seguir hablando del tema. Cae en el mismo error del PP de la falsa España húmeda y seca. La alternativa es algo que desconoce, la Nueva Cultura del Agua. Gbierne quien gobierne en España a partir de 2008 el planteamiento del trasvase del Ebro realizado en el Plan Hidrológico Nacional no será posible. También ahí se equivoca, si ganara el PP va a intentar retomar el trasvase por todos los medios, tal como ha anunciado. Si en 2008 no es posible el trasvase, en 2007 tampoco debería serlo.

No hay comentarios: