miércoles, 31 de agosto de 2016

La CHE sigue sin proteger el patrimonio de Mularroya

El patrimonio que la CHE debería estudiar y proteger en las obras de Mularroya y su actuación negligente

El derribo de la ermita de Los Palacios ha puesto en relevancia la negligente labor de catalogación y defensa del patrimonio del entorno de Mularroya. A la CHE no le ha importado la pérdida del patrimonio, ni el cumplimiento de la legalidad ni que su imagen haya quedado maltrecha.

Desde Puyalón de Cuchas queremos denunciar que desde que se dio a conocer el triste derribo de La Ermita de los Palacios, ha habido una manipulación del montón de escombros de la Ermita y han desaparecido los restos de yeseria mudejar.



Es inexplicable silencio de partidos como Chunta que se presentan como estandartes del aragonesismo y la defensa del territorio y además forman parte del Gobierno de Aragón. Desde la Consejería de Cultura del Gobierno de Aragón nadie se ha pronunciado al respecto. Tampoco la Comarca de Valdejalón, cuando de manera frívola e inquebrantable viene apoyando la obra del Pantano de Mularroya y ha reaccionado con extrema rapidez cuando los tribunales la han puesto en cuestión.

Entre otros bienes afectados y que las obras del pantano están poniendo en peligro hay que citar:

-La fábrica de cal hidráulica de 1860 se puede ver amenazada por la variante de la carretera entre Morata de Jalón y Santa Cruz de Grío.



-La venta de la Peña de la Cuba carece de prospección y ya se han destruido restos de alrededor de 1700, plantando un hito en medio. Esta venta no hay que confundirla con la Venta anexa a la Ermita de Los Palacios construida tras la desamortización y que hubo ahí hasta la construcción de la N-II.



-El acueducto de la acequia del Olivar de Grío, reformado hacia 1670 y cuyo probable origen se remonta a 1540-1560, para regar los olivares plantados por los moriscos a instancias de Pedro Martinez de Luna, primer Conde de Morata.
 
– Acueducto construido a instancias del Marqués de Villaverde alrededor de 1750 que llevaba agua a la Venta de la Peña de la Cuba a través de una conducción de arcaduces ha sido arrasado por las obras de la carretera en construcción.



-La CHE y la UTE Acciona-Sacyr tampoco ha catalogado y estudiado todas las parideras de la zona y algunas están ya destruidas. Ejemplo son las parideras de Mularroya, el Chano, Corral de Lo Blanco y la Iglesia, así como la Casa del Olivar Alto, datada esta última de 1720 y las restantes anteriores a 1600. Sí figuran en el BOE las parideras de Nava, Valluengo y la Sardilla, pero se desconocen las actuaciones de CHE, Acciona y Sacyr al respecto.


 
– Se desconoce el trazado futuro del patrimonio de dominio público pecuario de “La Vereda de Morata de Jalón a Alpartir”, y los aguaderos de las dehesas de Jabacín en Chodes, aguaderos de las dehesas de “Nava”, “Peñarrasa”, “Valluengo”, “Baldío” y “La Sardilla” en Morata de Jalón, de los de “Capellanía” en Ricla y la de “Mularroya” en la propia Almunia.



-Hay otros bienes de distinta naturaleza afectos a la construcción del embalse que tampoco se citan en los estudios sobre el patrimonio afectado como “El Puente de las Cabras o del Rey”



Respecto a los yacimientos arqueológicos de “Nava”, “Lomacorta” en la Sardilla y “Chopera del Rey”, de los que la normativa legal ordena actuaciones previas a la ocupación, se desconoce si la CHE ha tomado dichas medidas ya que no hay ningún informe público de ello.

Lo mismo cabe de decir de estudios paleontológicos de los yacimientos jurásicos de fósiles del barranco del Infierno, Tiñoso y Goteras, dañados ya por la variante. Unas obras en la cola del embalse donde sigue en servicio la carretera entre Morata y Santa Cruz, mientras el tramo que necesitan los agricultores para ir a La Almunia sigue paralizado.


Un rico patrimonio que habla de la relación humana con el entorno natural, fuente de su identidad, y un patrimonio a difundir y proteger. Nos gustaría pensar que la Confederación Hidrográfica del Ebro, Acciona-Sacyr y los gobiernos aragones y estatal tienen algún tipo de conciencia y consideración cultural pero, por desgracia, lo dudamos.

No hay comentarios: