viernes, 13 de julio de 2012

Yesa, en 2016

La obra del recrecimiento de Yesa es un bucle continuo en el que el empecinamiento político va de la mano de la irresposabilidad de la CHE. Mientras, tienen unos cuantos votos, digo regantes, a los que contentar, a los que han vendido un proyecto y una lusión nuevamente a costa del sufrimiento ajeno y con el añadido de la peligrosidad del recrecimiento. Por más que se obcequen la naturaleza no la pueden controlar un puñado de prepotentes ingenieros y técnicos. Así que van dando periódicamente grandes anuncios sobre las asignaciones presupuestarias a Yesa, cada vez más escandalosas, actualmente 255,2 millones de euros, y predicciones, no se puede decir de otro modo sobre cuándo estarán finalizadas las obras, el último anuncio septiembre de 2016 fecha más que dudosa.

No hay comentarios: