viernes, 6 de julio de 2012

Videla, condenado

Una magnífica noticia y que no deja de ser igualmente una lección para España, que acostumbra a querer ser ejemplo de transiciones modélicas y exportarlas a América Latina. Los crímenes de lesa humanidad no prescriben aunque se saquen leyes de amnistía, como en España, o de punto final de Alfonsín, derogada en 2005, o los indultos de Menem. Vemos como España tampoco colabora con Argentina en los crímenes del franquismo. Hubo por entonces unas fluídas relaciones entre España y la dictadura argentina.



Aparte de todos los crímenes y desapariciones durante la dictadura y la responsabilidad en la guerra de las Malvinas. No olvidemos que este tipo de dictaduras son la respuesta final del capitalismo y la oligarquía para mantener sus privilegios cuando los ve amenazados. América Latina en los 70 fue un cruel escenario. Tampoco podemos olvidar la propaganda e intento de legitimización que supuso el Mundial 78, trístemente ganado por Argentina con sospecha de amaño, como válvula social y maniobra de distracción. La condena viene por el infame hecho del robo de bebés. Aparte de torturar a las madres les robaban a sus bebés, y los entregaban a familias afines que les robaban su identidad y origen. La maldad intrínseca de este dictador se revela en su declaración sobre las madres.

Eran militantes activas de las maquinarias del terrorismo y muchas de ellas usaron a sus hijos embrionarios como escudos humanos al momento de ser combatientes.

No hay comentarios: