domingo, 13 de mayo de 2012

La catedral de Tarazona

Ya se puede visitar el magnífico claustro mudéjar de la catedral de Tarazona, simbiosis de estilos artísticos. Iniciada como gótica en el siglo XII, siguió como mudéjar y en el siglo XVI con elementos renacentistas. Desde el claustro, con sus bellas celosías, se puede iniciar una interesante visita por el ala norte del claustro mudéjar y además comprender mejor el complejo proceso restaurador que ha tenido las tres últimas décadas.



Uno de los tesoros escondidos se ha denominado como la capilla sixtina del renacimiento español, las extraordinarias pinturas murales en la cabecera y el cimborrio, ocultas durante siglos. Son parejas de figuras desnudas en cada uno de los ocho lados del cimborrio, inspiradas en la Biblia y la mitología griega y que iconológicamente representan la virtud y el vicio. Grisallas de 1546 que sobrevivieron a la rigidez del Concilio de Trento al estar tapadas y constituyen un ejemplo excepcional en una catedral encontrar desnudos explícitos.

 

No hay comentarios: