martes, 3 de enero de 2012

No acepto tanta estupidez

El argumentario trasvasista por llamarlo de algún modo, se basa en la simplificación más absoluta y en exacerbar los sentimientos, haciendo una falsa y cínica llamada a la solidaridad. Una vez más el concepto España va ligado a la sumisión de unos intereses y que unos territorios sean suministradores de otros. En ese sentido dos de los personajes más lamentables son Arenas y Valcárcel. Ambos han hecho del trasvase un buen granero de votos, sobre todo en el caso del segundo. Ahora además se ponen farrucos y en un alarde de desconocimiento total dicen no aceptar lo que es el ciclo natural del agua. Como si yo digo que no acepto que en invierno haga frío. Así Arenas con ese deje de señorito andaluz afirma.

La política de agua siempre será una prioridad.Valcárcel y yo lo que nunca podremos aceptar es que el agua que se tira al mar no la podamos aprovechar en Murcia, Andalucía o la Comunidad Valenciana.

No se le quedó atrás Valcárcel y su concepción de los ríos como tuberías.

Hay muchísima gente interesada en arreglar cuanto antes el problema del déficit hídrico que sufre la Cuenca del Segura. De 110.000 hectómetros cúbicos que agua que discurren por los ríos españoles, se consumen sólo 21.000. No pasa nada porque pongamos 1.000 hectómetros cúbicos en valor, que no se va a ir al mar y un buen uso de esa agua en la agricultura de regadío tiene repercusión en el PIB nacional.

Mucha gente interesada en hacer negocio sin importarle lo más mínimo el sufrimiento ajeno y aún emplean la palabra solidaridad. O que lo repercute la agricultura del delta en el PIB no debe importar. Aparte de ser como poco cuestionables los datos que da sobre la cantidad de agua que lleva los ríos. De modo infantil afirman con total desfachatez que solo cogerían 1000 hectómetros, de un río que lleva por cierto cada vez menos caudal, unos 8000 hm3, menos de la mitad que en la década de los 60. Como quien en vez de una cucharada de azucar se echa dos, sin contar todo el ecosistema que lleva el río a su paso. Muy lamentable que estas mentalidades calen de manera tan profunda en la mayoría de la población.

No hay comentarios: