miércoles, 16 de junio de 2010

Pepiño Blanco, ese gestor

Es evidente que algunos políticos incapaces no llegan a ministro por sus méritos, sino vete a saber por qué. Pepe "Pepiño" Blanco es uno de ellos. Habla además con la prepotencia de la ignorancia. Creyendo que todo el mundo está a su nivel. Su servilismo le lleva al ridículo. Eso sí, siempre contará en Aragón con personas más míseras políticamente que él, como Larraz y algún otro que traten de justificar sus tropelías y las de cualquier otro. No pueden aspirar a más y para más escarnio seguramente ni sean recompensados políticamente por ello dentro del mamoneo.

Históricamente las reivindicaciones aragonesas en materia de comunicaciones han sido ignoradas. En gran parte por la falta de peso político y de contestación de los políticos aragoneses. Más pendientes de no disgustar a sus superiores.

No es de sorprender que una vez más se aplace el Canfranc. No sólo eso, sino cerrar más líneas. Cuando habla de líneas que se comen los presupuestos no incluye los AVE. Que desvertebran los territorios y que sólo acercan a las grandes ciudades. Dejando desiertos demográficos a ambos lados de la vía.



Más vileza es lo de la N-232, una de las carreteras más peligrosas de España. Hay que ser bajo moralmente con el reguero de muertos que hay para decir ésto.

No se puede pedir a los ciudadanos que entiendan los ajustes y al mismo tiempo gastar miles de millones para ahorrar unos pocos minutos de viaje entre ciudades.

No hay comentarios: