jueves, 15 de abril de 2010

Hasta la caridad

No por reiterativo deja de ser menos vergonzoso el manido acuerdo sobre la duda tributaria del Estado con Aragón. Sin embargo se llega a extremos tan bochornosos como incluir edificios que no son de titularidad estatal y para más escarnio multiplicando su valor. A pesar de que el patrón de la Fundación Caridad junto al arzobispado, el ayuntamiento de Zaragoza, advirtió de ello. No es que si son muy tontos o muy sinvergüenzas los negociadores. Pero ya vimos la cara de felicidad que traía. Un edificio valorado según el catastro en 2,2 millones y que aquí se pone 11,8 millones. Más indignante aún es que sea un edificio destinado a fines benéficos. Si es que ya se le veía cara de tahúr.

No hay comentarios: